NoticiaLiturgia

FERMÍN NEGRE. Comentario al Evangelio de hoy, jueves 9 de julio

Publicado: 06/07/2020: 85194

De una vida corriente en Nazaret a una vida nómada, recorriendo aldeas y ciudades. Pasar haciendo el bien y curando a los oprimidos por el mal.

Y eso quería. Cantores de un reino que ya está entre nosotros. Discípulos misioneros. Ministerio itinerante. Iglesia en salida que sale al encuentro frente a Iglesia autorreferencial que espera sentada.
Misión con un sello inconfundible: la gratuidad.

Nadie se cree lo de la gratuidad. Tarjetas black. Dinero bajo el colchón. Todos piensan que algo buscas o alguna comisión te llevas. Lo del ciento por uno como que no convence.

La gratuidad nace del agradecimiento. He recibido tanto que ofrezco y doy todo lo que esté en mis manos para agradecer lo regalado que me siento. Cuando esperas algo, aunque sea un gracias o un halago, muere la gratuidad.

Dar como el jazmín. Qué bonitas nuestras biznagas. Mi padre se entretenía haciéndolas. Recuerdos inevitables. El jazmín no puede retener su perfume. Simplemente se da. San Manuel González bien decía «de balde y con todo lo nuestro».

En la alforja a mayor peso más dificultad al caminar. Que se lo digan a los que hacen el Camino de Santiago. A medida que pasan los días, más vacías se van quedando las mochilas y más lleno el corazón. Dicen que la limpieza material ayuda a la higiene mental y de espíritu.

Forjadores de paz. Buscadores de entendimientos. Ser “Shalom” en medio de violencias y enfrentamientos. Y conscientes de que en muchos lugares no seremos bien recibidos.

¡Qué grande es Dios que nos da incluso la libertad para decirle no! El enviado, sacudido el polvo de lo negativo, no se detiene ante el rechazo, sino que se pone en ruta hacia nuevos horizontes. Y a los que le cerraron la puerta, nada de rencor..

Paz para nuestras guerras más íntimas. Paz para los pueblos en guerra. Paz sobre los que siguen empeñados en partirnos en dos como sociedad. Paz para los que no saben perdonarse. Paz como fruto de la justicia. ¡Shalom!

¡Nos rezamos!

Fermín J. Negre Moreno

Sacerdote