NoticiaBenditos Pueblos

Cuevas Bajas cuenta con una talla de San José del siglo XVIII

Publicado: 22/02/2021: 4278

Cuevas Bajas

Al norte de la comarca de Antequera y dentro de los límites naturales de la campiña cordobesa, en un pequeño valle a orillas del río Genil, se encuentra la localidad de Cuevas Bajas, cuya parroquia está dedicada a San Juan Bautista.

La parroquia, que data del siglo XVIII, está situada en la plaza que hay en el centro del pueblo. Este templo sustituye a uno anterior, y se divide en tres naves separadas por arcos de medio punto. El altar mayor se encuentra cubierto por un camarín octogonal, y es curioso que, el Sagrario se encuentra en una capilla lateral, en lugar de en el altar mayor, como es tradicional. También destaca la pila bautismal de mármol rojo, que data de 1606 y que se sigue utilizando en la actualidad. En la fachada principal, de mampostería y ladrillo, destaca una pequeña hornacina con la imagen del patrón, San Juan niño, enmarcada por un arco de medio punto y que está rematada por un frontón abierto.

El párroco de Cuevas Bajas, Carlos Samuel Córdoba, afirma que «el verdadero patrimonio de este pueblo es su comunidad parroquial, pequeña, pero que vive como una gran familia. De hecho, se están volcando en la restauración del templo que se está llevando a cabo actualmente. Así como, en todas las actividades y campañas que realizamos. Tenemos dos obras de arte muy importantes en la parroquia, una de ellas, es una talla de San José, que pertenece al último tercio del siglo XVIII, y que procede de la Escuela Antequerana. Esta pieza tendrá especial relevancia a lo largo de este año jubilar josefino, declarado por el Papa. Y la otra imagen es, la de Jesús Nazareno, obra del imaginero Castillo Lastrucci».

Además, como explica el párroco, «una curiosidad de la parroquia de Cuevas Bajas es que no cuenta con hermandades, pero la gente se vuelca muchísimo cuando llega la Semana Santa. De hecho, una de las procesiones más importantes que tenemos aquí, es la de la Virgen de los Dolores, que sale bajo la advocación de la Soledad, por ello, mucha gente ha pensado que la Virgen de la Soledad era la patrona del pueblo. Los feligreses son los que organizan las salidas procesionales. Es una comunidad que sabe trabajar perfectamente y son capaces de llevar adelante las diferentes iniciativas de la parroquia».

Uno de los hijos ilustres de esta localidad es, el sacerdote y canónigo, Diego López Linares, que como afirma el que también fuera sacerdote de la Diócesis de Málaga, Rafael Gómez Marín, en su obra, “Geografía de la Iglesia de Málaga”,  «fue el fundador en Málaga y primer director de las “Escuelas del Ave María”». Una figura relevante de la Iglesia Malacitana, a la que el secretario de la Asociación Gálvez Ginachero, Francisco García Villalobos, le dedicó una conferencia, en la que explicaba que «el sacerdote don Diego López Linares, estaba muy preocupado viendo la cantidad de niños vagabundos, que vivían solos por la ciudad, separados de sus padres, deambulando, comiendo y durmiendo como podían en la calle o bajo los puentes… instala unos dormitorios que él llamó «Refugios nocturnos», pues verdaderamente solo servían para dormir (…) Esto consistía en que al anochecer los niños iban allí, y don Diego les tenía preparado un vaso de leche, y un pedazo de pan, y luego a dormir, y por la mañana cuando don Diego acudía aquello ya estaba vacío, se habían ido despertando, y se habían ido y se acabó, pero a la siguiente noche volvían otra vez». 

Y así, continua García Villalobos, «de este refugio nocturno infantil, que estaba en(la)calle Pozos Dulces, Gálvez pagaba el alquiler del inmueble, además de donaciones que hacía en dinero. Pero Gálvez no se conformaba con financiar este asilo. Sabía que había que promover socialmente a estos niños y le propuso a D. Diego transformar el «Refugio» en «Escuela», conforme al modelo de las «Escuelas del Ave María» que el Padre Andrés Manjón estaba estableciendo con éxito en Granada». 

Corría el año 1907 cuando «D. Diego se traslada a una finca propiedad de la esposa de Gálvez en el Pasillo de Nateras, hoy Avda. de Fátima, que le cedió en usufructo. Y tras la muerte de María, Gálvez, ya viudo, consolida a favor de las Escuelas el pleno dominio de la propiedad. Allí permanecerán las Escuelas hasta su traslado en 1947, a las instalaciones que hoy ocupan aquí en Huelin». 

Cuevas Bajas en la Diputación de Málaga

Ayuntamiento de Cuevas Bajas

Beatriz Lafuente

Licenciada en Periodismo e Historia. Casada desde 2011, es madre de un hijo.

beatrizlfuente
Más noticias de: Benditos Pueblos