BlogsBrisa del mar

Bendita sanidad

Hospital Carlos III de Madrid, donde Teresa Romero ha superado el ébola
Publicado: 11/11/2014: 893

Afortunadamente, “y gracias a Dios y al Apóstol Santiago” -palabras de Teresa Romero- está ya, en su casa y con los suyos. Creo sin temor a equivocarme, que todos nos hemos alegrado de su curación.

La vimos en la lectura de su comunicado a la prensa, aparentemente cansada y débil, y al mismo tiempo a su lado, su marido, del que me dio la impresión estar dispuesto a sacar -presuntamente- tajada- de los malos momentos vividos.

Terminé mi escrito anterior no queriendo hablar en aquellos delicados momentos para Teresa, de los errores que a mi entender cometió. No sé si estos errores fueron fruto de la inconsciencia o del efecto avestruz -esconder la cabeza bajo el ala-. Primer error: no advertir a los  médicos que había estado cuidando al misionero fallecido. El marido declaró que sí lo hizo. Pero pensáis, todos los que leáis estas letras, que si a los  doctores le dice la verdad, estos no hacen inmediatamente uso del protocolo como lo hicieron al enterarse que Teresa padecía Ébola,  sometiéndose voluntariamente a una cuarentena.

Cualquiera de nosotros que presentemos un cuadro de décimas y molestias, síntomas de un simple enfriamiento, te recetan y te mandan a casa. Claro eso es así, si previamente no advertimos de nuestro contacto con el enfermo.

Segundo error: irse a la peluquería, y poner en peligro a estas personas que también han tenidoque estar sometidas a cuarentena, con la desazón lógica que han debido tener, encontrándose dentro de un círculo no buscado. Tercer error, ya no por parte de ella, sí de su entorno y de todos aquellos oportunistas y destructivos que se apuntan al carro de crear cuanta más alarma mejor.

Me refiero a todos los que han proclamado a los cuatro vientos que hubo fallo en el protocolo, no digo ni que sí ni que no. Solamente digo que el protocolo, bueno o malo, era igual para todos ¿verdad? pero solo Teresa se contagió. ¿Que o quien falló? Teresa piensa.

Cuarto error, el hospital Carlos lll no era un hospital idóneo ni preparado para combatir la maldita enfermedad ¡craso error! gracias a ese hospital y a todos los más de cien profesionales, que han luchado por su vida hoy está curada.

Tenemos todos que alegrarnos por la grandísima sanidad que tenemos en España. Sanidad y profesionales totalmente punteros.

Y ahora ¿qué? Pues os diré que va a pasar ahora. Ya su marido le tiene una hoja de ruta, acabo de oír en una emisora que presenta tres querellas. En una de ellas pide 150.000 euros de indemnización, mejor dicho 150.000 en cada una de ellas. Esto no ha hecho más que empezar. Ya la noche anterior a la salida de su mujer,s u marido, fue a una televisión: ahora comenzarán presuntamente las exclusivas y desfiles televisivos.

Si Teresa leyese estas letras le diría: Dios no ha permitido que sanes para que emprendas querellas contra para el “malísimo” sistema al que le debes la vida. ¿Qué dirías  si los doctores y las peluqueras a los que irresponsablemente pusiste en peligro se querellaran contra ti?

Teresa, tienes que cuidarte, y si tienes alguna secuela debido a la gran paliza que la enfermedad te ha dado, encomendarte a quienes han velado por ti y te han dado una segunda oportunidad, Dios y el Apóstol Santiago a los que hiciste mención en tu comparecencia.
 


Encarnita Rando Roselló

Encarnita Rando Roselló , profesora de corte y cofección,casada, madre y abuela. Colabora hace años, en medios de comunicación, TV y Radio. Su mas importante ocupación como ella dice, y de la que se siente mas orgullosa es la de AMA DE CASA.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.