DiócesisComentario al Evangelio

«La pregunta de Jesús» por José Antonio Fernández Martín. Comentario al evangelio del Domingo XXI del Tiempo Ordinario, 23 de agosto de 2020

Hablemos: tú dices rojo, yo digo amarillo y, hablando, encontramos un naranja luminoso.
Publicado: 13/08/2020: 7646

José Antonio Fernández Martín, profesor de los Centros Teológicos, ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo XXI del Tiempo Ordinario.

El evangelio de hoy nos traslada la pregunta de Jesús: « ¿Quién decís que soy yo?». Desde pequeños, contestamos: «el Señor, el Mesías, el Hijo de Dios…». Tantas veces lo hemos escuchado que respondemos como a la pregunta sobre quién dice la gente que es el Hijo del Hombre. Jesús hace una pregunta directa y busca una respuesta personal. Pedro no contesta desde la teoría, sino desde su interior, de lo más profundo de su ser, buscó en el propio espíritu, por eso Jesús valora su respuesta.

Para Pedro, Jesús no es una gran figura, un hombre admirable, sino aquel que podía cambiar su vida. Es el producto de una fe que ha venido formándose en el camino con Jesús. Es una respuesta madura que brota del corazón como una verdad (una revelación).

La confesión de Pedro hace referencia a lo que ocurre cuando creemos realmente que Jesús es el Cristo. Se nos otorga una nueva identidad (reflejada en un nuevo nombre). A Simón se le llamó Pedro no sólo como recuerdo imborrable de aquel momento en su vida, sino para darle un nuevo propósito y misión: «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia».

Jesús nos llama, no sólo para que creamos en Él; nos llama para servir. La llamada de Jesús implica constituirnos en nuevas criaturas con un nuevo propósito de vida y una nueva misión. Al igual que Pedro, respondamos a Jesús mediante un encuentro con Él; un seguimiento; aprendiendo sus enseñanzas como nuevo modo de vida; poniéndolas en práctica a través del servicio a Dios con la Iglesia y desde la Iglesia a otras personas; y proclamando el Evangelio. ¿Te animas a ello?

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Comentario al Evangelio
Compartir artículo