NoticiaPatrimonio

Pablo Pastor: «Son prioritarias las obras destinadas a la preservación de las iglesias»

Pablo Pastor, en una de las obras realizadas por la Diócesis
Publicado: 28/07/2021: 3166

En esta jornada de sensibilización sobre el patrimonio diocesano se busca recaudar fondos que permitan intervenir en los inmuebles que necesitan ayuda urgente y que no pueden acogerse a otro tipo de ayudas o subvenciones. Pablo Pastor es arquitecto técnico colaborador del Obispado y está al frente de un gran número de intervenciones.

¿Por qué es tan importante el templo en la Iglesia católica?
En el origen del cristianismo la palabra "templo" tiene que ver con un edificio especial, tal como el Templo de Jerusalén, que es "la Casa del Señor". También desde antiguo, para designar el edificio público del culto, se empleó un término que alude primordialmente a la idea de “asamblea”: iglesia. El templo es la manifestación material del aspecto comunitario, el espacio físico que se construye para los templos vivos de Dios, el ambiente propio para el diálogo oracional.
Todos los miembros de la Iglesia, hemos vivido los acontecimientos más importantes de nuestras vidas en nuestros templos. En ellos hemos recibido el Bautismo, nuestra confirmación, matrimonio y hemos despedido a nuestros difuntos. El papa Francisco ha señalado, recientemente, que los bienes culturales de la Iglesia “son testigos de la fe de la comunidad que los ha producido a lo largo de los siglos y, por este motivo, son a su manera instrumentos de evangelización que se añaden a los instrumentos ordinarios del anuncio, de la predicación y de la catequesis”. Como indica nuestro Ecónomo Diocesano, D. Rafael Carmona, “la Iglesia católica la tenemos que sostener los católicos”.

¿Cómo viene siendo, en los últimos años, el esfuerzo de la Diócesis de Málaga por cuidar de su patrimonio?
La Diócesis, en los últimos años, viene realizando un gran esfuerzo destinando casi una tercera parte de sus ingresos al mantenimiento y conservación de sus iglesias, muchas de ellas de gran valor histórico y artístico, estando algunas de ellas declaradas como Bienes de Interés Cultural.

¿Cómo ha afectado la pandemia a este trabajo?
La llegada del Covid-19 ha afectado de manera significativa, debido a la enorme disminución de los ingresos, tanto de aportaciones de fieles al permanecer los templos cerrados, como a la disminución de las visitas turísticas a la Catedral de Málaga y a la Colegiata de Santa María La Mayor de Ronda, fuente importante de ingresos de la Diócesis. Todo esto ha dejado paralizado en la actualidad cualquier proyecto que no contemple meramente trabajos de urgencia.

¿Cómo responden las comunidades y organismos locales al cuidado de sus templos?
A decir verdad, las ayudas económicas por parte de corporaciones locales como Ayuntamientos y, en algunos casos, la Diputación Provincial, han sido fundamentales a la hora de realizar muchas de las intervenciones. En cambio, ha sido más bien escasa desde la administración autonómica. En los pequeños municipios, la comunicación es muy fluida y cercana, pero con pocos recursos para actuaciones de gran envergadura.
El Ayuntamiento de Málaga es el organismo que más ha apostado por la puesta en valor del patrimonio de la ciudad y, por ende, el de sus iglesias. Desde el año 2000 recibimos una gran ayuda económica en la rehabilitación de la mayoría de los templos del centro histórico de la ciudad a través de las líneas de ayuda a la rehabilitación de la oficina de rehabilitación del Instituto Municipal de la Vivienda. Todo esto son actuaciones que revierten posteriormente a la ciudad, haciéndola además más atractiva culturalmente. Recientemente finalizaron las obras de rehabilitación del interior de la iglesia de la Aurora y Divina Providencia (Catalinas), donde tiene su sede la Hermandad de Viñeros. En la actualidad están muy avanzadas las obras la rehabilitación de la iglesia de los Santos Mártires Ciriaco y Paula, patronos de la ciudad, teniendo prevista su finalización para final de este año. Sin la aportación económica del Ayuntamiento, la Diócesis no podría haber afrontado esta intervención.
Igualmente se viene colaborando con el Ayuntamiento de Antequera, con un patrimonio de iglesias y conventos de los más importante de Andalucía. Recientemente hemos comenzado a rehabilitar la fachada de la Cruz Blanca de la iglesia de la Trinidad, que sufraga el Obispado, y el Ayuntamiento, a su vez, va a intervenir en la recuperación de la iglesia de San Agustín.
En los últimos tiempos, se han incorporado también como patrocinadores entidades privadas como Fundación Málaga, a través de una labor de mecenazgo y patrocinio artístico, con el fin de impulsar el desarrollo cultural en Málaga y provincia. Fruto de ello es la restauración de los lienzos de la bóveda de la iglesia de los Santos Mártires Ciriaco y Paula en Málaga.

¿Cuáles suelen ser las intervenciones más frecuentes?
Son prioritarias las obras destinadas a la preservación de las iglesias. Por ello, es fundamental tener en buenas condiciones los elementos estructurales y las cubiertas. También es importante que la instalación eléctrica esté en perfectas condiciones, para que no se produzca un incendio.
Este año hemos realizado de urgencia la reparación de un faldón de la cubierta de la iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación en el municipio de Cútar en la Axarquía, y tenemos pendiente el comienzo de los trabajos de reparaciones de las cubiertas de las iglesias de los municipios de Igualeja, Parauta y Pujerra, en la Serranía de Ronda, todos ellos con muy poca población y pocos recursos económicos.

Ana María Medina

Periodista de la diócesis de Málaga

_AnaMedina_
Más noticias de: Patrimonio