DiócesisCartas Pastorales Mons. Buxarrais

«Una luz para el cambio»

Publicado: 00/09/1983: 403

Carta Pastoral Día de la Catequesis (1983)

 Queridos diocesanos:

La catequesis es uno de los signos de vida en la Iglesia. En nuestra misma Diócesis contamos con intentos prometedores de catequesis de niños y, sobre todo, de jóvenes y adultos.

Debemos reconocer y alabar la intención de abrir caminos y buscar soluciones, en lo que a este quehacer concreto se refiere; y esto gracias a los sacerdotes, religiosos y seglares comprometidos en la catequesis.

Sin embargo, hay mucho que hacer para potenciar esta esperanzadora realidad pastoral.

Por esto, el año pasado se empezó a celebrar el “Día de la Cateque­sis”; y se hace al comienzo del curso, con la intención de tomar mayor conciencia de la necesidad de la catequesis, potenciar esfuerzos y mejorar proyectos concretos.

En esta ocasión nos ha parecido oportuno presentar la catequesis como “Una luz para el cambio”, recordando las palabras que el Papa pronunció en Granada, dirigiéndose a los catequistas y educadores cris­tianos. Esto nos decía Juan Pablo II: “Hoy, sobre todo, es necesaria y ur­gente una tarea, que ayude a cada cristiano a mantener y desarrollar su fe en la coyuntura de rápidas transformaciones sociales y culturales, que la sociedad española está experimentando. Para ello hay que potenciar la educación en la fe, impartiendo una formación religiosa a fondo; estable­ciendo la orgánica concatenación entre la catequesis infantil, juvenil y de adultos, y acompañando y promoviendo el crecimiento en la fe del cris­tiano durante toda su vida. Porque una “minoría de edad” cristiana y eclesial, no puede soportar las embestidas de una sociedad crecientemente secularizada”.

Dios quiera que en este año aumente el número de grupos que quieran profundizar en su fe, tanto de adultos como de jóvenes; y que en todas las parroquias de la Diócesis se ofrezca a los niños una catequesis capaz de proporcionar las vivencias y certezas fundamentales de la fe.

Mi felicitación para todos los que han encontrado en la catequesis “una luz para el cambio”, y mi agradecimiento a los catequistas y animadores de catequesis que están invirtiendo “de balde y con todo lo suyo”, como diría nuestro Obispo Dn. Manuel González García, sus ener­gías y talentos en esta obra de tanta trascendencia para el futuro de nues­tra Iglesia malagueña.

Málaga, Septiembre de 1983. 

Autor: Mons. Ramón Buxarráis