NoticiaColaboración

Propuestas de Cáritas ante las Elecciones Generales

Publicado: 14/12/2015: 7260

Ante la próxima cita electoral, desde Cáritas presentamos unas propuestas para contribuir a la construcción de una sociedad cohesionada, justa y fraterna, a partir de la realidad de las personas en situación de mayor vulnerabilidad a las que acompañamos. Necesitamos una urgente y drástica regeneración, en la que el bien común (donde encuentra su plena justificación y sentido la política) vuelva a guiar la actuación de los poderes públicos, por encima de intereses electorales o de otro tipo.

Se presentan con la intención de suscitar en los poderes públicos un consenso tan urgente como necesario en torno a un modelo de convivencia cuyo eje sea la dignidad irrenunciable de cada persona, en cualquier situación y circunstancia. Nos sirve de marco el análisis que nuestros obispos realizan en la instrucción pastoral “Iglesia, servidora de los pobres” pues queremos que en una sociedad libre, abierta y democrática, se incorpore al debate político la mirada que desde las periferias nos propone este documento.

Estas propuestas, cuyo texto íntegro puede encontrarse en caritasmalaga.es, son: Firma de la Carta Social Europea, que garantiza el acceso de todos a los derechos sociales. Garantía de ingresos mínimos contra la pobreza. Garantizar el acceso a la salud a todas las personas. Reforma de la Ley Hipotecaria y firma de un pacto por la vivienda. Empleo digno y salario justo. Apuesta por la economía social y solidaria en la contratación pública. El permiso de residencia no puede estar condicionado a tener un contrato de trabajo. Garantizar los derechos humanos también en los procedimientos de expulsión. Cumplir con el compromiso adquirido con los objetivos de desarrollo sostenible. Que la ayuda oficial al desarrollo alcance al menos el 0,4% en la próxima legislatura.

Con estas propuestas manifestamos nuestra apuesta por una sociedad integradora y diversa, basada en un nuevo humanismo. Como indica Francisco en la encíclica Laudato Si’, «hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos. Ya hemos tenido mucho tiempo de degradación moral burlándonos de la ética, de la bondad, de la fe, de la honestidad, y llegó la hora de advertir que esa alegre superficialidad nos ha servido de poco. Esa destrucción de todo fundamento de la vida social termina enfrentándonos unos con otros para preservar los propios intereses, provoca el surgimiento de nuevas formas de violencia y crueldad e impide el desarrollo de una verdadera cultura del cuidado del ambiente» (229).

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga