NoticiaLiturgia

FERMÍN NEGRE. Comentario al Evangelio de hoy, jueves 2 de julio

Publicado: 29/06/2020: 78317

Unos camilleros llevan un paralítico ante Jesús. Qué bella imagen la del camillero.

Gentes que se unen para cargar en sus camillas a tantos paralizados por los ERTES y ERES, por la falta de comida, por tener que cerrar el negocio que con tanto esfuerzo levantaron. Gente que se pone a lavar los pies y hace de su vida un continuo lavatorio de los pies. Gente que se dedica a llevar hasta Jesús a los que se sienten enfermos por dentro y por fuera.

Mediadores. Mediadores de pan, de justicia, de fe y esperanza, de soluciones. Pontífices entre el cielo y la tierra, entre Dios y las personas.

El paralítico quería que le curaran y viene Jesús -eso sí, le da ánimo-, pero va y le receta perdonarle los pecados. Raro, raro, raro.

Para colmo, están los del VAR. No sé cómo se las apañaban, pero no se perdían una. “Este blasfema”. Tarjeta roja. Y es que decir que perdonaba los pecados era atribuirse algo que solo Dios podía realizar. Y este hombre es solo un hombre.

Levántate y echa a andar. ¡Pero bueno! Si no me has puesto ni una cremita ni me has hecho una radiografía. Mi cuñado médico me comenta que algunos pacientes, aunque estén bien tras chequear análisis y pruebas, le preguntan: ¿Entonces no me manda nada, ni una pastillita? Todos necesitamos placebos alguna vez.

Este no. Se fio, se levantó y élsolito cogió la camilla y “pacasita”. Bastante pena había sufrido para seguir estancado en su pasadode inmovilidad.

Le hizo un dos por uno. Lo liberó de la parálisis y lo salvó de sus pecados. Liberación que se convierte en salvación integral. El perdón y la reconciliación salvan vidas.

Así quiere Dios acercarse a nosotros. No nos quiere relamiendo nuestras heridas, victimizados y paralizados por nuestros pecados de ayer. Nos sana con sus entrañas infinitas de misericordia. ¿Por qué no hacer lo mismo con quiennos encontremos postrado sin esperanza en los laberintos de la vida?

¡Nos rezamos!

Fermín J. Negre Moreno

Sacerdote