NoticiaClero

MI CURA, por Sergio Rodríguez

Sergio Rodríguez, delegado de la Comunidad Asís
Publicado: 02/07/2020: 2657

mi cura

Es mi padre, mi hermano, mi amigo.

Mi nombre es Sergio y soy delegado de la Comunidad Asís. El sacerdote más importante de mi vida me recuerda todos los días la fragilidad de los años entregados a Jesucristo, cómo la voluntad y la gracia se han unido para vivir más de 50 años al servicio de los jóvenes y los pobres, construyendo juntos comunidad.

Me ha enseñado a ser laico sin clericalismos, dentro de una Iglesia que es casta y prostituta, madre y maestra; insistiendo, con gran celo, en la formación, en nuestra corresponsabilidad y autonomía, desde una vocación que nace del encuentro con Cristo Resucitado, en el silencio y la oración, por el bautismo y la confimación, donde la comunicación es acompañada y discernida.

Mi hermano sacerdote me ha enseñado a hablar siempre del amor, incluso en mi matrimonio, desde su ser célibe que entrega su vida a Dios, tal como Cristo se entrega a la voluntad del Padre y a la Iglesia.

Mi hermano sacerdote ha llegado a ser no solo mi hermano, sino un amigo con el que comparto las alegrías y también las heridas, el sufrimiento, los desalientos... ¡Cuántas veces he llorado en su hombro!

Doy gracias a Dios porque ya hace más de 25 años que compartimos vida, porque él colaboró con Cristo cual pedagogo para ayudarme a que descubriera la vocación, me acogió como discípulo cuando solo era un jovencito pretencioso con grandes aspiraciones y, con gran paciencia y ternura, esperó el momento de acercarme al misterio de la fe, para que Dios alcanzara mi corazón.

¿Quién es para mí este sacerdote? Es mi padre, mi hermano, mi amigo.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga