DiócesisComentario al Evangelio

Comentario al evangelio de este domingo IV de Cuaresma, 31 de marzo

Fano: Te ama...
Publicado: 25/03/2019: 701

El profesor de los Centros Teológicos de la Diócesis de Málaga José A. Fernández ayuda a profundizar en el evangelio de este domingo IV de Cuaresma, 31 de marzo.

Somos los dos hermanos

Mucho se ha escrito y dicho sobre la parábola del hijo pródigo y es difícil aportar una “visión nueva”. Esta vez, como tantas otras, desde la perspectiva de mi alumnado. Y es que, en cierta ocasión, hablando en clase de las acciones que nos impiden ser mejores personas y mejores cristianos, tras una pequeña polémica sobre pedir perdón y perdonar de corazón, les pregunté a colación de esta parábola si se imaginaban que su padre o madre les dijeran que no los iban a perdonar nunca por mucho que se lo pidiesen. Su respuesta fue clara: “Profe, eso nunca lo haría mi padre (madre) porque es bueno”.

Me hizo reflexionar sobre la parábola. Siempre se pone el enfoque en el hijo pródigo que vuelve arrepentido o en el hermano que, disfrutando de los bienes del padre, no sabe acoger, perdonar y unirse a la fiesta. ¿Y si lo importante es la actitud del padre? Un Padre que perdona y se alegra porque es bueno, porque no puede hacer otra cosa que amar y demostrar su amor, sellado por Cristo. Un amor que, a veces, lo reconocemos en hechos extraordinarios como el maná del desierto, pero que no deja de estar presente en la vida ordinaria, en el fruto de la tierra y de nuestro trabajo, del que disfrutamos siempre (como el hermano mayor) y que muchas veces no sabemos ver; y otras del que nos alejamos y volvemos arrepentidos. No somos uno u otro, somos los dos hermanos a la vez y siempre podemos contar con el Padre. Por eso, no dejemos de bendecir y proclamar la grandeza del Señor.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga