DiócesisComentario al Evangelio

Comentario al evangelio del Domingo V de Cuaresma, por María Teresa Aldea

María Teresa Aldea
Publicado: 29/03/2022: 371

María Teresa Aldea, licenciada en Filosofía y Letras, ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo V de Cuaresma, 3 de abril de 2022 (Juan 8, 1-11).

... y no peques más

¡Qué afortunados somos los cristianos al creer en el amor misericordioso de Dios! En este párrafo del evangelio podemos ver una vez más, cómo el perdón y la gracia que Jesús nos trae transforman nuestra vida y nos ofrecen constantemente una nueva oportunidad para cambiar, para nuestra conversión, aunque nos pongan trampas como a Jesús. El propio texto lo afirma: “para comprometerlo y acusarlo”, pero Jesús, conociendo la ley, va mucho mas allá, su respuesta nos muestra que aborrece el pecado, pero su amor por el pecador es mucho mayor.

¿Quién está libre de pecado? ¿Quién no se encuentra señalado por alguna falta? Jesús ve la hipocresía en los corazones y con sencillez y valentía, pone por delante la verdad, la justicia y la compasión. Él no dice que no haya pecado, pero le ofrece el perdón sin medida de Dios para un corazón arrepentido, un perdón que transforma y que producirá un cambio radical, ante la gracia y la gratuidad de ese amor. Y también provocará un rechazo al pecado para seguir el camino de Jesús, porque hemos sido creados a imagen de Dios y el pecado nos aleja de él, pero su perdón nos transforma y nos hace comprender la vida con un antes/pecado y un después/perdón- gracia.

Nuestro corazón arrepentido siempre recibirá el abrazo amoroso del Padre, el Papa nos lo recuerda en su mensaje para la Cuaresma: “No nos cansemos de pedir perdón... porque Dios nunca se cansa de perdonar”. Con el salmo 50 rezamos: “Un corazón quebrantado y humillado, Señor, Tú no lo desprecias”.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Comentario al Evangelio
Compartir artículo