DiócesisComentario al Evangelio

Comentario al evangelio del Domingo III de Pascua, 1 de mayo

Mariela Martínez Higueras, OP, profesora de los Centros Teológicos Diocesanos de Málaga // S. FENOSA
Publicado: 29/04/2022: 343

Mariela Martínez Higueras, OP, profesora de los Centros Teológicos de la Diócesis de Málaga, ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo III de Pascua, 1 de mayo de 2022.

Transitar por el camino del amor

El evangelio se desarrolla en el lago Tiberíades, donde un día Pedro, junto a su hermano, fue llamado al seguimiento del Señor. El discípulo, ahora, tras su traición al Maestro, caminará por el sendero de la restauración del amor. Como cualquier ser humano, Jesús pregunta a su discípulo más cercano sobre el amor que este le profesa, “¿Pedro me amas?”, hasta tres veces. Pero Pedro no se siente ofendido, sabe que su amor por el Maestro está siendo puesto a prueba. Él, que afirmó dar su vida por la de Jesús, lo negó tantas veces como ahora ha de renovar su amor por Él. Las palabras del Resucitado suenan a amistad renovada, a confianza que se sostiene en píe, a perdón recibido en la humildad.

La promesa hecha se realiza: te haré pescador de hombres. Ahora toca apacentar el rebaño, mantener firme la fe y la esperanza, afianzar la enseñanza, caminar hacia la misión encomendada. Recoger el testigo de aquel pastor anunciado por el profeta Ezequiel que amorosamente cuida a sus ovejas según la necesidad de cada una, que apacienta a sus ovejas y las hace reposar, busca la oveja perdida, recoge a la descarriada, venda a las heridas, fortalece a la enferma (Ez 36,15-16).

Y tú…, ¿me amas? Claro que sí, Señor, y gracias por seguir confiando en mí como roca sobre la que se puede construir; y que, a pesar de las tempestades, los fracasos, las persecuciones, se mantiene en pie. Tu amor me sostiene.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Comentario al Evangelio
Compartir artículo