NoticiaDiario de un confinamiento

TESTIGOS DE RESURRECCIÓN. «Hoy tu vida vuelve a llenarse de color porque ha resucitado»

Belén García, trabajadora de Cáritas Diocesana Málaga
Publicado: 27/04/2020: 1664

#LACARIDADNOCIERRA

Belén García Magallanes es acompañante arciprestal y técnico de acogida de Cáritas Diocesana Málaga.

Durante este confinamiento, he tenido momentos diferentes, al principio lo cogí con ganas pues pensé ¡qué suerte un tiempo de tranquilidad sin estrés… tiempo para aprovechar con lecturas pendientes, oración más sosegada…en fin pensando que eran solo 15 días. Después cuando me di cuenta que esto no era sólo cuestión de 15 días llegó un poco la intranquilidad, el agobio, pues el trabajo iba en aumento, además tengo dos hijos fuera y la imposibilidad de poder estar con ellos… pero bueno, esto duró poco, me aleje de las noticias y me sumergí en chistes, risas y emociones con los aplausos de las 8 de la tarde y con la gracia de Dios volví a la experiencia de todo es oportunidad.

FAMILIA

En cuanto a la familia, gracias a Dios, me organizo muy bien. Mis hijos son ya mayores. Los que están en casa tienen 14, 15 y 20 por lo que ellos son totalmente independientes y colaboran en casa, son conscientes de que todo es compartido. Además, son niños familiares y compartimos tardes de juegos. Por otro lado, es esencial la conexión con los dos hijos que están fuera. Yo, que nunca me he llevado bien con los medios informáticos, ahora los adoro (ríe).

Por otro lado, esta situación me ha hecho estar más pendiente de mi madre, que vive sola, la llamo todos los días, antes quizás no hablaba con ella a diario, pues está bien, gracais a Dios y es una persona independiente y muy activa. También hablo a diario con mi hermana que vive sola. Esta situación está fortaleciendo los lazos familiares por lo menos en mi familia y con la de mi marido.

TRABAJO

En cuanto al trabajo, también he pasado por momentos diferentes. Creo que ha habido un antes y un después, coincidiendo con los tiempos de Cuaresma y Pascua. Al principio, ha habido un espacio en el que me ha embargado el miedo por estar tan cerca y palpar situaciones de desesperación de las familias, no solo por el contacto con ellas, sino por la cantidad de atenciones de llamadas que tenía que hacer cada mañana. Abría el ordenador con miedo y, a veces, hasta con un poco de ansiedad.

La oración de cada mañana, la Eucaristía, los encuentros con mi comunidad vía telemática, las conversaciones con mi marido... me han ido sosegando y me han ayudado a ir viendo y viviendo las situaciones con otro color.

Me ayudó mucho una de mis conversaciones con mi marido, en la que me dijo que, al día siguiente, mis palabras iban a ser esperanza, ayuda y consuelo para aquellas familias que estaban esperando una llamada telefónica de Cáritas y que, quizás, eran las únicas palabras de apoyo que después de mucho tiempo iban a escuchar, yo les llevaba de alguna manera el Evangelio. Estas palabras me zarandearon, me sentí desagradecida, y a la vez me impulsaron a retomar la alegría que siempre llevo en mí. Esto no quita que siga sintiendo preocupación por la situación, porque además son circunstancias nuevas… pero el apoyo de mi equipo de Caritas, de mi familia, de mi comunidad y, por supuesto, de Cristo Resucitado y de Nuestra Madre, hacen de mi día a día un canto de agradecimiento a la vida con mayúsculas. 

VIDA DE FE

En cuanto a la fe, está siendo una oportunidad para reforzar mi unión con el Señor, mi oración diaria junto con mi marido, las Eucaristías y una Semana Santa especial… tanto, que pagaría el año que viene por poderla vivir igual (ríe). Cuando afirmaba que había un antes y un después coincidiendo con la Cuaresma y la Pascua me refería a que, a raíz de la celebración de la Pascua, he sentido un impulso y una energía inexplicables. Realmente, el Señor ha resucitado en mí y, como los apóstoles, desaparece el miedo y siento una energía y una alegría diferente. Me encantó el dibujo que me llegó a raíz de la celebración de la Pascua que es el que he puesto en mi foto de perfil y que dice: “Hoy tu vida vuelve a llenarse de color porque ha resucitado”.

PASCUA CON ESPERANZA

¿Cómo vivir esta pascua con esperanza? Pues sabiendo que, gracias a la fe, la vida con Cristo resucitado no puede ser de otra manera. Él es quien nos da la gracia para vivir con esperanza y con ilusión, sabiendo que las cosas son de otra manera porque Él está en medio de ellas. ¡Gracias!!!!!!

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes
Más noticias de: Diario de un confinamiento