NoticiaCuaresma

Procesión de El Cristo del Mar

Publicado: 26/03/2013: 3184

Durante la tarde del 20 de marzo de 2013, desde las 17.00 hasta las 21.00 horas, la imagen del Cristo del Mar ha sido procesionada por las calles de la barriada de El Palo, partiendo desde el centro de enseñanza Escuelas Profesionales SAFA-ICET, fundado por la Compañía de Jesús en el año 1938.

El conjunto está integrado por un Cristo Crucificado sobre trono de madera clásico en montículo del Gólgota, escoltado por dos hachones y dos ángeles. El trono es de factura propia, pues lo han elaborado los profesores y alumnos que cursan estudios de FP en el centro. Ha sido portado por 70 jóvenes, acompañados por el párroco de Nuestra Sra. de las Angustias, Hermanos Mayores de las Hermandades de Nuestra Señora del Carmen y Nuestra Sra. del Rosario, así como los representantes del Excmo. Ayuntamiento, Concejala y Directora de Distrito Este, y Antiguos Alumnos del Centro. Durante todo el recorrido la procesión ha sido acompañada por la Banda de Música Santa María de la Victoria, dirigida por Isabel Bustindui, a la que el centro agradece su contribución.

Como explica Francisco Luis Martínez Villar, presidente de ECA en Málaga, «la causa de esta manifestación, no es sólo la tradición, el folklore o el rito, es una fiesta de profundo arraigo cristiano, y no sólo un goce para los sentidos. La tarde ya vencida, sobre el horizonte marino, la imagen bellísima nos enseña una vez más, que el compromiso y la entrega a Dios es la mejor respuesta ante el que dió la vida por nosotros, con la esperanza de que después viene con gloria para mostrarnos que la vida triunfa sobre la muerte. Hemos constatado, una vez más, que nuestra imagen hace renacer en los corazones de nuestra Comunidad Educativa y barriada los más bellos sentimientos, y es que ahí, aunque apegados a nuestra condición humana, late el amor de Dios, de tal manera que no debemos despreciar estas catequesis, pues a veces es la única vía que algunos utilizan para la trascendencia».

Ya entrada la noche se procedió al encierro, «con el deseo de que nuestro Cristo del Mar sea el guía durante todo el año en las vicisitudes que la vida nos presente, haciéndole un ruego, que los que más sufren por la injusticias y la avaricia de un grupo social, pongan fin a su angustia y puedan vivir con la dignidad necesaria», termina Martínez Villar.

Autor: Ana María Medina