NoticiaEspiritualidad

Cómo se reza en nuestra diócesis

Publicado: 26/01/2015: 7002

Testimonios de diferentes grupos, movimientos y comunidades malagueñas que comparten su forma de rezar, desde las más tradicionales hasta las que se sirven de las nuevas tecnologías de la comunicación, como los grupos de Wasap

«Tratar de amistad con quien sabemos que nos ama». Así define la oración santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia, cuyo año jubilar estamos celebrando. Y como incontables son las formas de hablar con un amigo, igualmente incontables son las formas de rezar. Nos sumergimos en los testimonios
de diferentes familias y componentes de nuestra Iglesia diocesana, que comparten con nosotros cómo llevan a cabo la oración personal o comunitaria.

Teo Galache, CVX Málaga

Teo Galache, miembro de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) en Málaga, nos detalla cómo se lleva a cabo la oración en el Examen Diario Ignaciano, una de las herramientas que los Ejercicios de San Ignacio deja al ejercitante tras la experiencia: «Constadecincopartesalascuales se les dedican diez minutos. La primera es dar las gracias al Señor por los beneficios diarios que se nos otorgan. Seguidamente se pide luz para conocer en qué hemos fallado. En la tercera parte revisamos qué pensamientos, palabras y obras hemos hecho durante el día. En el cuarto, se pide perdón por los errores cometidos. En el quinto se pide gracia para encomendarte para el día siguiente, con el espíritu renovado - cuenta Teo- y continuar con ese propósito de enmienda para seguir avanzando día a día». 

Galacheesunodelosqueorganiza una escuela de oración que pretende enseñar a los jóvenes que hay muchos caminos para encontrarse con Dios. Allí experimentan diversos métodos, incluso de procedencia oriental, vinculados históricamente a los misioneros jesuitas.

Trinidad Hervás, ANFE

Trinidad Hervás nos cuenta cómo lleva a cabo la adoración nocturna en comunidad. Asegura que lo principal es pedir por los demás, tanto en oración comunitaria como personal. En la Adoración Nocturna Femenina Española (ANFE) también dedican una parte a la formación, reciben catequesis. 

En la oración comunitaria se basan en el libro de las horas de la Iglesia, en el Oficio Divino. Hacen Vísperas, Invitatorio y Maitines. Seguidamente, pasan a la oración personal, que algunos hacen con lecturas en mano para sacar conclusiones de las mismas. «Lo más importante es procurar el silencio para encontrarnos y escuchar al Señor. él habla en el silencio».

Familia Castillo-Cobos, Camino Neocatecumenal

La familia de Juanjo Castillo y Visitación Cobos, feligreses de San Patricio y miembros del Camino Neocatecumenal, se reúne cada domingo para realizar la Liturgia. Juanjo explica que tanto ellos como sus nueve hijos se visten para la ocasión (nada de quedarse en pijama) y rezan Laudes con cantos y guitarras. Para ello, se sirven del libro de la Liturgia de las Horas, empezando con el salmo Invitatorio, aunque «aveces–señala–tambiéninterpretamosel Canto del Shemá (“Escucha Israel”)». Luego pasan a
los Salmos, en cuya lectura se van turnando los hijos. Después, eligen una lectura de la Biblia, «pasajes que los niños entiendan, y se les da una pequeña catequesis al respecto». Seguidamente, se establece un diálogo muy rico donde, a la luz de la Palabra, tratan temas familiares. Los niños pueden contar el problema que han tenido en el colegio o con un hermano, y son ayudados por los padres. Seguidamente, proclaman el Benedictus y cada uno hace su petición o acción de gracias. «Para terminar, nos damos el abrazo de la Paz y cantamos». Juanjo cuenta que concluye con la bendición a cada uno de sus hijos.

Fernando Álvarez, parroquia San Gabriel

Fernando Álvarez, animador de Lectio Divina en la parroquia San Gabriel de Málaga, explica que «Lectio Divina es orar con la Palabra». Primero es la Lectio, en la cual se lee un pasaje, se medita y te preguntas qué dice el texto. Hay que hacer una lectura inteligente de aquellos aspectos fundamentales. Luego, la meditación. Tenemos que preguntarnos cómo podemos aplicar la lectura a nuestra vida. El tercer paso es la oración, qué me dice lo que he estado leyendo y qué le decimos nosotros al Señor con la palabra meditada «le podemos pedir, dar las gracias en un diálogo interior». La contemplación es el cuarto paso, aquí no se lee, simplemente se mira al Señor y te dejas mirar por Él. «Nos encontramos en presencia del Señor. Intentamos sentir su proximidad». Ellos aplican un quinto paso, explica, el compromiso «quizás lo vivido nos lleve a ofrecer un compromiso de acción con los hermanos». 

Cristina Coín, Opus Dei

Cristina Coín, madre de familia, del Opus Dei, explica que dentro de lo establecido en su plan de vida, hay que hacer a diario media hora de oración por la mañana y media por la tarde, normalmente mental. «A veces hacemos la oración con el Padre Nuestro, otras veces con el Credo. Cuando estamos todos juntos, rezamos el Rosario en familia». Coín recomienda «coger un texto, bien del evangelio, o del resto de la Sagrada Escritura, o de espiritualidad, para encontrar pautas y poder orar. Es el tiempo en el que abandonamos todos los quehaceres y salimos de la cotidianidad para ponernos en la presencia de Dios». 

Nuevas formas de rezar
En las revolucionarias redes sociales, compartir rezos y oraciones está a la orden del día. Este es el caso de algunos de los hermanos de la Hermandad de la Salud, que forman parte de un grupo de la famosa aplicación Wasap, en el cual se intercambian plegarias. También de las quedadas tuiteras de iMisión (@iMision20). Así, personas aparentemente alejadas entre sí, están cada vez más unidas para compartir su oración. 

Rafa Molero / Patricia Carrillo