NoticiaEditorial

Persecución cristiana

Publicado: 16/03/2015: 5881

El papa Francisco, en el mensaje que ha escrito con motivo de la Cuaresma, denuncia la globalización de la indiferencia, una realidad que se da en múltiples dimensiones de la vida, también en la persecución hacia los cristianos. Cien millones son los cristianos que sufren por su fe en el mundo. Las matanzas contra los seguidores del Nazareno en algunos países se han convertido en un fenómeno al alza.

Porque, o bien se quiere eliminar el cristianismo, o se busca colocarlo en un nicho de incomodidad. La fría estadística se traduce en una estremecedora realidad: un cristiano muerto cada hora. ¿Un infierno por excelencia para los seguidores de Jesucristo?: Corea del Norte. Aunque hay otros lugares más cercanos en el continente africano. La violencia y el fundamentalismo ideológico hacia una fe concreta no conocen fronteras.

A día de hoy personas quemadas o enterradas vivas; violadas o decapitadas; secuestradas o coaccionadas son el pan de cada día para una población cristiana que ve cómo sus vidas y la de sus familias corren serio peligro. Situación que, como mínimo, debería sacudir nuestras conciencias e impulsarnos a orar. Es una realidad que está provocando un éxodo masivo de quienes reconocen a Jesús de Nazaret como Dios y Señor.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga