BlogsDroga, vida y libertad

Historia de un aborto fallido

"¡Ay mamá! Qué alegría me has dado al recibir tu carta"
Publicado: 13/11/2014: 2785

Carmen pidió cita para su adicción a la heroína y solicitaba la desintoxicación urgente pues estaba embarazada de más de seis semanas. Iniciar un tratamiento con agonistas se presentaba como una solución, y es la que inicié hasta que pudiera abortar, pues era una decisión ya asumida, y sólo en espera de reunir el dinero suficiente para la clínica. El ginecólogo le explicó los riesgos del aborto si el embarazo se prolongaba algún tiempo, y esta información le desencadenó miedo y le hizo replantearse el tema. Su situación de soledad, angustia y ansiedad le hipotecaba toda actividad, así que decidí citarla dos o tres veces por semana. En este contexto y mientras rumiaba y discernía lo que iba a hacer, le sugerí que escribiera un diario reflexivo como instrumento terapéutico para abrirse a la profundidad de sí misma y  ofrecer salida a sus emociones. Es un trabajo como de examen de conciencia que facilita el posible despertar de unos recursos mentales que estando en potencia se encuentra en espera de ser estimulados para activarse. Aceptó con entusiasmo y ganas, más por la necesidad ser escuchada y reconocida como persona, romper su aislamiento y tener la sensación que es algo para alguien, que como solución a su problema

Un día me comentó que cuando se tocaba el vientre notaba que algo se movía, y fue la ocasión para insistir en que podía aprovechar para comunicarse con su hijo,  ¿…? Si se movía es que tenía vida y que participaba de la de ella, especialmente de su mundo afectivo, pues cualquier sentimiento necesariamente tiene existencia por unos específicos cambios bioquímicos en la sangre que es la misma que le llega al embrión: es lo que explica la importancia de los embarazos felices y pacíficos, que son condiciones para su idóneo desarrollo por la intrínseca unión del binomio madre-hijo que, siendo una entidad única, reconoce dos realidades en las cuales una de ellas tiene una dinámica especial para que en nueve meses alcance su independencia y autonomía. Después de un rato de explicaciones argumentadas, la idea de hablar con su hijo y dirigirse a él como si estuviera a su lado, le abrió el camino para entender que también el niño le podía responder y se decidió a interpretar lo que le quería decir con los movimientos e incluso escribirlo en su diario.

Solo transcribo, muy resumidos, los escritos más significativos.

1º.- Comunicación de Carmen:

Te hice sin darme cuenta, cuando supe que estaba embarazada te rechacé y para mí eres un extraño molesto. Me causas problemas y no deseo ni conocerte ni que entres en este mundo. No te conozco, aunque te llevo dentro, y además eres un contratiempo para mí. El que creo que es tu padre tampoco quiere saber nada de ti ni de mí. Estoy sola, tú en mi vientre y yo sin saber qué hacer.

Me han dicho que te escriba. Realmente no se que decir ¡Menuda tontería! Sé que estás ahí, pero ¿cómo me vas a escuchar?

Yo te pregunto, ¿qué quieres de mí? ¿Qué me pides? ¿Qué quieres que haga? Soy una drogadicta. ¡Qué rollo es este de escribirte! ¡Muérete! No tengo nada mejor que decirte ni nada que ofrecerte.

1º Respuesta del hijo (varios días después)

¡Ay mamá ! Qué alegría me has dado al recibir tu carta. He empezado a moverme y a darte patadas para que sepas que estoy muy contento porque yo solo quiero que me hables y que yo te pueda decir ¡mamá, mamá, mamá...! hablar, hablar y hablar mucho contigo a todas horas.

Me preguntas qué quieres de mí, y yo sólo quiero abrazarte, fuerte, y que tú también lo hagas; lo demás no me importa, lo demás me sobra. ¡Te quiero decir tantas cosas! ¡Tengo tantas ganas de conocer tu cara!

Hasta ahora sólo tengo sensaciones, a veces agradables y a veces muy raras. Gracias mamá por escribirme. Te necesito. Quiéreme que yo también te quiero. Dime más cosas, no importa lo que me digas, sólo que me hables y que no te separes de mí y que me tengas contigo en tu pensamiento.
Mamá déjame que te diga mamá y te lo repita. No te canses de escucharme pues yo sólo quiero que estés contenta. Un abrazo muy fuerte, mamá.

2º. Comunicación de Carmen.

Hijo, creo que esto que estamos haciendo no es una tontería. No es lo que yo pensaba, y ya me he dado cuenta que ya empiezas a ser algo para mí. Creo que vale la pena conocerte Yo no sé escribir bien ni expresarme, pero quiero que a vuelta de correo, me digas qué quieres de  verdad que yo haga, qué quieres de mí. Ahora ya quiero ocuparme de ti.

Un abrazo muy fuerte, porque te quiero  y necesito que tú me quieras; que tú me hables, que me llames mamá, y no te canses de hacerlo, que yo no me cansaré de escucharlo. Quiéreme ¡por favor!

2º Comunicación del hijo.

¡Mamá!, qué alegría más grande. Me parece que estaba en el cielo cuando leí que tú me querías.¿Qué te digo? Me voy a quedar un rato en silencio, para poder enviarte con mi corazón ¡tantas cosas! ¡Qué contento estoy!

Lo primero que quiero ver cuando llegue al mundo son tus ojos y tu cara, porque para mí eres ya la madre más bonita del mundo, ¡seas como seas! Quiero verte sonriendo, alegre y contenta y que sea esto lo primero que me encuentre. Y quiero que me mires a mí sólo, y sin distraerte ni mirar a los lados. Deseo que me vayas preparando un mundo en el que vivamos felices, en el que todos nos queramos y en el que nadie esté solo y triste y que todos se quieran porque, ¡yo estoy tan feliz de quererte!

Mamá, no pierdas el tiempo preparándome ropa, ni regalos, ni cuna, ni chupa, ni .... todo me sobra, no me hace falta, sólo te necesito a ti. Prepárate tú y ese mundo que quiero. Sólo quiero que me quieras... lo demás no me importa.

Quiero que hables mucho conmigo, que no me dejes nunca solo, ni para ir al colegio, ni cuando vaya de compras, ni cuando vayas a visitar a alguien, ni nunca. Quiero verte  todos los días, a todas horas, siempre...Mamá, mamaíta, empieza a prepararte para cuando yo llegue. Te quiero dar un beso, y te quiero mucho. ¿Verdad que tú no te cansarás de escuchar que te quiero?

3º Comunicación de Carmen.

Hijo mío, ya no te escribiré más. Desde ahora lo haré todo hablándote bajito, muy bajito, desde mi corazón, Así estaré todo el día, toda la noche, sin que nadie se dé cuenta. Nada me importa, sólo tú. Mis manos han empezado ya a rodearte. Quiero que sepas que no las separo de mi barriga y noto cuando te despiertas, cuándo te mueves y cuándo me hablas. Te escucho perfectamente. Me da miedo decir esto a la gente, por eso sólo te lo digo a ti.

Ya he empezado a prepararte ese mundo que me pides. No te preocupes que tú estarás conmigo todas las horas del día y todos los días.

Se me olvidaba decirte una cosa. Es una tontería y no quiero perder el tiempo en esto, pero quiero que sepas que yo era antes de conocerte una drogadicta. Me decían que era una perdida, que no tenía remedio, que no merecía la pena ayudarme etcétera.

Bueno, pues desde que tú me escribiste la primera carta, se me olvidó ese rollo de la droga. No sé lo que me pasó, pero ya no tengo ni tiempo ni ganas de pensar en eso, pues sólo pienso en ti. Tengo tantas cosas que hacer y tan poco tiempo... No me merece la pena hablar del pasado.

Hace días vinieron los colegas y me dijeron que me encontraban muy rara, muy cambiada,  y no saben que lo único que ha pasado es que te he descubierto a ti, que me has dicho que me quieres y que me dejas quererte y que me necesitas, ¡que tú me necesitas!

Ya no existe despedida, ya no te dejaré nunca. Te  quiero más que a mi vida. No te retrases, que quiero verte pronto.

AD/ La última entrevista con Carmen fue hace algunos años y se encuentra normalizada social y familiarmente, pero comentaba que la única nube que aparece de vez en cuando y que le inunda de una sensación de pesar y pena, es el pensamiento que tuvo de abortar lo que ahora representa el sentido, significado, alegría y esencia de su vida. Carmen, le dije, eso fue hace millones de años.



  

 


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.