BlogsDroga, vida y libertad

Heróinas anónimas

Publicado: 04/05/2015: 828

La práctica de la medicina nos demuestra que no existen enfermedades sino enfermos, pues la manera de enfermar de una persona, manteniendo algunos síntomas comunes, siempre conserva unos matices individuales condicionados por circunstancias personales, geográficas, genéticas, laborales y familiares, que determinan que la dinámica, evolución y pronóstico sean muy diferentes en cada una de ellas.  También se contempla que cuando una persona enferma de cierta entidad, toda la familia enferma, y esta verdad se hace evidente en las drogodependencias, por eso la presencia, implicación y participación de la familia en los tratamientos  es importante y necesaria; las escuelas de padres se imponen como factor terapéutico, aunque realmente la figura que buscamos con especial interés es la madre, ¿por qué?
Desde que iniciamos el primer programa de metadona  (1978) en el antiguo Hospital Noble, tenemos argumentos acumulados para afirmar que las madres son las que verdaderamente padecen y sufren las drogas y que son singulares terapeutas en el proceso de su curación. En principio, son incentivadoras viscerales de ilusión y esperanzas que son eficaces y eficiente fármacos, pues en la enfermedad de la droga, triunfar consiste en ir superando fracasos sin perder el entusiasmo, y ellas, queriendo fervientemente salvar a sus hijos, lo hacen también con la familia. Son   inmunes al desaliento, persistentes, sufridas; lo aguantan todo, lo soportan todo, lo perdonan todo y, a pesar de saberse engañadas, siguen adelante dando ánimos y alentando contra toda desesperanza. Nos enseñan que el amor es un movimiento interno que transforma en valiente a toda persona, y de manera especial allí donde se encuentra la falta, encuentra el remedio; evitando errores, limitan  fracasos. Practican de forma magistral el arte de comprender, entender y ayudar, y por eso se encuentran ávidas de las informaciones de los profesionales y aunque el silencio madura la espera, el amor no soporta el silencio, y por eso se liberan de complejos y vergüenzas, y preguntan, preguntan y preguntan, y nos hacen reflexionar sobre aspectos técnicamente  importantes que apenas habíamos valorado.
Es iluminador para los profesionales conocer a estas madres, pues nos descubren dimensiones del pensamiento en que el concepto de imposible lo tienen muy discernido y nos enseñan que esa palabra representan los límites que nosotros mismo le ponemos a nuestras potencialidades mentales; son las neurociencias las que informan de esta gran verdad que nos estimulan para activar nuestros recursos cerebrales, que hasta ahora se presentan sin fronteras. Su pasión por ayudar su hijo, consolidan una actitud permanente de construir y haciendo posible todo lo posible, empañan, con intensidad, el cristal con el que se ve lo imposible.
Creer en algo es trabajar para crear las condiciones idóneas para que pueda hacerse realidad aquello en lo que creemos: ellas creen firmemente que sus hijos se van a curar, y esto es una convicción que la transmite a los que la rodean e hipotecando las dudas, que en muchas ocasiones frenan a los profesionales, nos hacen despertar y salir de una indiferencia provocada por las recaídas frecuentes de estos enfermos. No es difícil conseguir que una persona deje el consumo de una droga; el verdadero problema es mantenerlo en la abstinencia y recuperar afectos, emociones y sentimientos, y estos objetivos son lo que de manera prioritaria alcanzan las madres como auténticas protagonistas de la historia, pues  llorando, buscan la esperanza en su dolor y consiguen con la bondad, que siempre es superior a la inteligencia, lo que las técnicas, terapias o medicamentos no logran alcanzar, porque sigue de actualidad que donde no llega la ciencia, llega el corazón.
Expreso en este artículo mi devoción, respeto, cariño y agradecimiento a todas las madres, heroínas anónimas, que en múltiples ocasiones, al mostrarme su amor, me han iluminado y fortalecido, alejando desalientos, cansancios, sombras y oscuridades. De manera muy particular han sido  las culpables que me han facilitado encontrar un sentido a la vida, que es también el objetivo principal que intento alcanzar en los abordajes terapéuticos con estos enfermos: trabajar para que ellos consigan las respuestas que le orienten en la dirección que le quieren dar a sus vidas, pues sabiendo hacia dónde van, todos los vientos le serán favorables.
No es accidental que al mes de Mayo se le asocie a la explosión de vida, alegría, energía y luz, y que se identifique secularmente con la figura de la madre. Y es que sin madres, el mundo no existiría o no merecería la pena que existiera.


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.