BlogsDroga, vida y libertad

Prostitución y libertad

Publicado: 01/06/2015: 978

Una conducta asumida por un grupo significativo de personas, está señalando que existen unas causas que la provocaban, consolidan y perpetúan. En el tema de la prostitución, la intención de su recurrente legalización, se ofrece como una medida jurídica para proteger a la mujer que, regulando su trabajo, le permitiría tener los mismos derechos sanitarios y sociales que otro oficio, y similares obligaciones tributarias, aunque de manera sobresaliente se resalta la libertad que supone para esa persona elegir las opciones de vida que desee.

Al atender a estas personas por alguna patología o problema asociado, tenemos que realizar necesariamente una  historia clínica, y en ella se descubren e identifican el origen y las causas de su situación de "trabajadora del sexo" y, de manera rutinaria, se evidencian antecedentes de malos tratos, explotación, violencia y abusos infantiles; consumo de drogas en los padres; convivencia conflictiva que le hace vivir periodos de difícil supervivencia, y otros factores, que crearon, en una determinada etapa de su vida, un escenario existencial en el que su integridad física se encontraba en constante peligro, y la necesidad angustiosa de buscar de manera urgente una salida, fue la que, anulando su libertad y capacidad de discernimiento, dirigió su conducta: la prostitución se le presentó como un refugio donde ponerse a salvo…de momento.

Las características de esta vida se encuentran marcada por una situación marginal, conflictiva, peligrosa, solitaria, vulnerable y de tanta indefensión que necesita un protector que le ofrezca tutela y seguridad a cambio de hacerle partícipe de sus ganancias; la ausencia de libertad sobre su vida y la disciplina con matices de esclavitud a la que se encuentra sometida, es una experiencia precoz. A pesar de todo, y especialmente si tiene hijos o cargas familiares, la idea de  ahorrar dinero, es como una obsesión que también le hace considerar su situación como una etapa accidental y transitoria, y así mantiene una esperanza viva para rescatar la autonomía y libertad perdida: estas ilusiones  prorrogan su conducta. Pero, la acumulación de dificultades y problemas e incluso el sufrir un feminicidio incompleto, intermitente y a pequeña dosis, la conducen a situaciones límites que la obligan, perdiendo otra vez su libertad de elegir, a adaptarse para sobrevivir, y asumir una vida en la que se clausuran esperanzas y se difumina la idea de un cambio de vida.

El cerebro racional pierde protagonismo y se impone el cerebro instintivo y reptiliano que, sustentando a un visceral cerebro emocional, informa de una desorganización que desmantela la jerarquía, orden y armonía cerebral. Este mapa interior nos revela a una persona con su  territorio emocional y afectivo en ruinas, deteriorada en su identificación como persona, y ausente del presente sin perspectivas de futuro, por lo que es fácil que pierda el sentido y significación de su vida. Explotada, usada y valorada como mercancía, con la seguridad de ser desechada cuando no sea útil, es cuando ya no tiene libertad para nada; es "algo" invisible que no importa a nadie y se convierte en una mujer sin escapatoria.

¿Alguien puede elegir libremente este estilo de vida, que describe y detalla la historia de una esclavitud? Pero ¿se puede legalizar la esclavitud?

Es razonable pensar que el tema de la legalización se presenta como una manera  espuria, a modo de señuelo, para evitar abordar de manera clara las causas del problema,  y esta argumentación, que no tiene posición de refutable, es rechazada y manipulada perversamente por los gobiernos y grupos financieros que, vislumbrando un peligro para sus singulares intereses económicos, intentan impedir soluciones, incluso parciales, para este colectivo.

Si lo que la ley pretende, sin retóricas embaucadoras y engañosas, y con recta y limpia intención, es el bien de esas personas, la ruta es diáfana: facilitar y desarrollar programas que ofrezcan alternativas válidas de vida que la dignifiquen y le hagan rescatar su condición de ser humano, con intervenciones firmes, verdaderas y rápidas, y simultáneamente, de manera decidida y práctica, aplicar otros programas que aborden y anulen las causas, de todos conocidas y resumidas anteriormente, que fuerzan y obligan   el estilo de vida que estamos analizando, y que, representando un tratamiento causal y preventivo, es excepcionalmente eficaz y eficiente, pues la identificación de los objetivos de una ley con los deseos más deseados de las personas a las que se aplicará, estimulará una singular colaboración que aporta todas las garantías posible para su desarrollo. 


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.