BlogsDroga, vida y libertad

Un deseo de Navidad

Publicado: 23/12/2015: 821

Marisa era una consumidora de heroína intravenosa en el que leer y escribir poesías, durante los tiempos de cierta claridad mental, representaba para ella suspiros terapéuticos. Se quedó embarazada, y el lograr aceptar la presencia de un niño en su vida, le desencadenó una rebeldía en que la idea del aborto se convirtió en una obsesión que por circunstancias especiales no lo pudo realizar. El nacimiento fue sin embargo un episodio de alegría, y aunque el consumo de la droga no lo abandonó, sí fue una ocasión para que sus metas se orientaran a preparar a su hijo otra manera de vivir; este objetivo fue el tratamiento más eficaz para que sin abstinencias ni esfuerzos, abandonar la esclavitud en la que vivía.
Actualmente, su hijo, con 27 años se encuentra casado, con 3 hijos, y en un puesto de responsabilidad social. El recuerdo de su madre, como mujer ejemplar, le rellena y le ilumina con argumentadas esperanzas. Conoce toda la historia de una mujer que descubrió la vida desde una situación de agonía existencial; la información llega a los detalles, y la comprensión, que es el primer efecto del amor, le ha dejado grabado en su corazón una admiración singular. Recuerda y se recrea en la etapa de su madre como abuela, en la que su figura adquirió una profundidad de especiales características, y como los recursos del amor son ilimitados, los nietos recibieron y gozaron de primera mano, de una tierna y bondadosa afectividad que representa una condición para un crecimiento interior que en estas edades son determinantes para el desarrollo armónico de su estructura mental y espiritual.
Estamos en tiempos en que nacer al Amor no deja de ser una necesidad ante la hambruna que existe en el ser humano de encontrar respuestas suficientes a las inquietudes que ocupan su corazón. Sucede, con cierta frecuencia, que en las  situaciones difíciles y conflictivas, cuando éstas se encuentran informadas por el amor, las persona despiertan a dimensiones interiores y crean el escenario para descubrir, no sin ayuda de la Gracia, su filiación divina, y la Luz, que se encuentra en un amoroso y permanente acecho, no tarda en presentarse, borrando tinieblas y ofertando claridades con sabores de trascendencia.
Como siempre el amor es el que triunfa... y es que el amor es el ala que Dios ha dado al hombre par elevarlo hasta Él.

Marisa, el 24/12/1989 me dejó una carta con este mensaje:
"Dr. R. con mi hijo ha nacido el niño Jesús en mi corazón, y nunca imaginé que amando a este hijo pudiera ser tan feliz...he descubierto el Amor. Gracias por todo. Le deseo felicidad.

Esta poesía se la dedico a usted:

"Me miras y con tu medio lenguaje,
pones a prueba una y otra vez, mi paciencia;
tus ojos me preguntan qué es el amor,
y lo comprendes al rozar mi sonrisa
tu corazón.

Para ti quiero conseguir un mundo mejor,
un mundo de paz, libertad e ilusión,
quiero que tu alma siempre vuele igual,
que tus pasos te lleven a donde tú,
quieras llegar...

Que para ti no exista esclavitud
y que comprendas que perdonar es virtud.
No quiero que nadie interrumpa tus sueños
y que tú seas tu propio dueño.

Que nadie jamás, te obligue a nada
que el vicio y la perversión no existan
mañana

Quiero que no de dejes atrapar por nada,
y que comprendas que la libertad,
no es sólo tener alas.

...y me lo como, y me lo como y me lo como a besos. Ya se lo llevaré para que conozca a mi dios."


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.