BlogsDroga, vida y libertad

¿Una visita fallida?

Enfermos del Hospital Civil ante la imagen de Jesús Cautivo y Mª Santísima de la Trinidad. FOTO: La Opinión
Publicado: 24/03/2016: 625

Las ideas, pensamientos y valores existenciales conforman el mundo de las creencias que es el escenario donde la persona encuentra su auténtica realidad y le ofrece, en su práctica y desarrollo, orientación, significación y calidad de vida.

En Málaga, la devoción a la imagen del Cautivo que se venera en la Iglesia de S. Pablo, es motivo de la permanente peregrinación de muchas personas que acuden  con la convicción de ser escuchadas en sus plegarias y de recibir respuestas que le ofrezcan salidas a sus problemas y adversidades.

El sábado de pasión, la imagen del Cautivo, sale del templo para después de la misa del alba, ser traslado a la casa de hermandad, pero tradicionalmente tienen una cita especial en el Hospital Civil, y por esta razón siempre va acompañado de su Madre, que siendo la omnipotencia suplicante, hace su misión como ayudante especializada, recordándole insistentemente las peticiones de todos sus hijos, y éstos, con la presencia maternal, reciben la garantía que el Hijo los rescatará, de una manera o de otra, del cautiverio de sus esclavitudes.

En el recorrido, el binomio "Madre e Hijo" va dejando a su paso alegrías y certezas que se convierten en un movimiento energético colectivo que hace visible lo mejor de cada persona, y es éste el milagro más significativo, pues le ilumina espacios interiores que le hacen tomar conciencia que es un ser único e irrepetible y con fuertes anhelos de inmortalidad y eternidad que, señalando horizontes trascendentes, le descubre que es algo más que cuerpo y mente.

Cuando llegan a las puertas del hospital, los enfermos, creyentes o no creyentes, conocen por testimonios personales o testigos directos o indirectos, muchas historias que van creando un ambiente y un clima que argumentan todos sus movimientos emocionales, que son fortalecidos y potenciados por la multitud de personas -"no caben en las calles"-  y al contemplar el espectáculo de los ojos brillantes cargados de lágrimas, corazones encogidos por sentimientos contenidos, alegrías en los rostros y expresiones incesantes de cariño en los labios,  provocan en ellos una sensación de ser seducidos y atrapados por una "cosa grande", y se sorprenden siendo portadores de un impulso que, naciendo de su hondón, les llena de alegría, armonía y paz, y superando la razón, les consolida una convicción de que el Cautivo le dará una respuesta personalizada y selectiva, que aunque puede ser la que no esperaba, el tiempo confirmará que fue, ¡con diferencia!, la mejor.

En este contexto la palabra curación admite una interpretación fisiológica y fundamentada por la neuropsicología. Y es que Dios nos da las nueces pero nosotros tenemos que cascarlas, y el Cautivo y su Madre, iluminando la mente, enciende la "mecha"...y la persona hace el resto, pues desear o creer con intensidad en un bien, es crear las condiciones idóneas para que se pueda hacer realidad aquello que se cree.  Esta confianza se traduce  en una información que llega a todas las células del organismo que la reciben en un lenguaje emocional, y que tiene la capacidad de movilización  del sistema  de sanación que se detecta por el aumento de células especializadas en la defensa y por los cambios bioquímicos que despiertan emociones gratificantes; es simplemente el resultado de la activación de los programas localizados en el cerebro que aseguran una existencia en la mejores condiciones posibles, y que nos define como entidad autónoma, suficiente, libre y responsable.

Este año, la cita con los enfermos se ha suspendido por la lluvia, y la muestras de desolación, tristeza, pena y frustración ha sido generalizada, pero en pocas horas, se ha difundido una explicación que ha encendido la llama de un poderoso fervor que cautivando los corazones, asegura que el Cautivo y su Madre, como siempre quieren el bien, nunca fallan y a nadie que les pide ayuda deja abandonado, han decidido aprovechando la ocasión, visitar a todos y cada uno, pero de manera directa, íntima... directamente en sus corazones, y entregarles "el regalo en mano".

Esta información ha desencadenado una experiencia inefable que ha multiplicado por mil las esperanzas, alegrías e ilusiones, porque aquí ya entra en juego la singular fuerza de la fe que, superando ciencias y científicos, hace que lo imposible pierda toda su significación. Esta maniobra a lo divino se encuentra perfectamente documentada y justificada: ¿no es el Cautivo el Hijo de Dios?


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.