BlogsDroga, vida y libertad

Desde el desierto

Publicado: 08/05/2016: 1411

En las últimas décadas de siglo III, un grupo significativo de cristianos decidieron de manera individual y espontánea, impulsados por el mensaje evangélico- " vende lo que tienes, dáselo a los pobres y... ven, y sígueme"- abandonar familia, trabajo y patrimonio para buscar a Dios, y entendieron que el lugar más favorable para esa búsqueda era el desierto que garantizaba unas condiciones idóneas para una ruta que era especialmente interior; con fervor y entusiasmo se internaron en los desiertos de Palestina, Siria y Egipto, que le ofrecían la soledad y silencio.

Pero el primer encuentro no fue con Dios, sino con ellos mismo, con su propia realidad,  y se enfrentaron en directo, sin posibilidad de escape, a sus miedos, temores, inquietudes y sombras. Y era en ese escenario mental, en el que se desarrollaba los acontecimientos más esenciales de sus vidas, el que tenían que conocer, controlar y dirigir para, ofreciendo soluciones, conseguir la necesaria paz y armonía interior. Ya empezaron a comprender que Dios da las nueces pero ellos tenían que cascarlas, por lo que para mantener la salud del cuerpo y mente, en un trabajo continuo de discernimiento y orientados por los textos evangélicos que no dejaban de meditar y rumiar, fueron conscientes de manera singular, que todos estos movimientos mentales que se presentaba como tentaciones o peligros, también eran las ocasiones para asegurar el camino y acercarse a ese encuentro tan anhelado; con robusta determinación interpretaban que todo lo que les sucedía era para su bien, y esta convicción, al fortalecer las motivaciones, representó el origen de insospechadas energías que eran utilizadas para dominar las solicitudes del cuerpo y los conflictos que las pasiones le ocasionaban, liberándose de esclavitudes, dependencias y condicionamientos.

Así, estos eremitas, con la utilización de la razón, cualidad suprema, y la luz de su vocación, descubrieron la riqueza de la pobreza; la independencia y autonomía de la austeridad; la libertad  gozosa y alegre que ofrece la vigilancia de los pensamientos y el control de las emociones; los efectos sanadores del ayuno, y el tesoro del silencio interior, lenguaje típico de la soledad y fuente de experiencias de templanza, serenidad, paz y sosiego.

Seducidos por una sensación de plenitud que le argumentaba su entrega diaria, incluso la propia muerte era contemplada, no como una luz que se extingue, sino como una luz que se debilita ante la aparición de un Sol, y se crearon unas estructuras mentales que facilitaban que su espíritu, cada vez con menos obstáculos y progresivamente más libre, pudiera dirigirse, con gozo y alegría creciente, hacia su origen y meta: el Espíritu.

Los enfermos de las drogas, también nos llegan con un mundo interior repleto de  miedos, sombras y oscuridades: el problema del hombre de las cavernas se ha transformado en el problema de las cavernas del hombre. Su cerebro confundido y deteriorado en sus funciones necesita una "limpieza", un saneamiento. Los actuales abordajes psicológicos, representan una copia mutas mutandis  de las estrategias de estos maestros del desierto: las técnicas para la prevención de las recaídas; la elaboración mental para superar del síndrome de abstinencia; la localización y abordaje de los factores de riesgos condicionantes, coadyuvantes y precipitantes del consumo; la argumentación y fundamentación de las motivaciones; la originalidad de interpretar todas las circunstancias como ocasiones terapéuticas, de una eficacia milagrosa, que representa una maniobra que aleja desalientos, frustraciones y depresiones, y de manera selectiva, el encuentro consigo mismo y el conocimiento de su verdadera realidad, señalan unas perspectivas en las que se intuyen plenitudes existenciales que también "seducen". Sus mecanismos y explicaciones se encuentran detallados en las apotegmas, dichos y escritos de Antonio, Evagrio, Macario, Arsenio, Pacomio y los miles de "moradores del desierto",  con indicaciones y orientaciones que a manera de lecciones magistrales son impartidas desde unas experiencias personales que conforman un vademecum integral, en los que  sencillez y  sentido práctico son, a veces, tan desconcertantes como eficaces...algunas sentencias son directamente de  simple "copiar y pegar".

Si anulamos los prejuicios, treta para disimular la ignorancia, podemos encontrar en el estudio y conocimiento de estos atletas espirituales, las estrategias y mecanismos para recuperar la óptima normalidad funcional cerebral y, en su ejercicio, limpiar y sanear nuestras mentes, potenciar nuestra salud física, y conseguir un estado de armonía que nos hará descubrir unas dimensiones interiores que, sin horizontes ni fronteras, ofrecen metas que van más allá de una felicidad biológica siempre efímera y fugaz, y que nos informan de manera inefable pero segura y veraz, de "unos sabores de eternidad" que confirman nuestra filiación divina.

José Rosado Ruiz. Médico acreditado en adicciones.


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.