BlogsDroga, vida y libertad

¿Alucinación?

Publicado: 01/03/2018: 231

En algunas situaciones me he sorprendido mirando mis pensamientos y, alejado de mi cuerpo, me hago extraño a mí mismo e incluso al tiempo, y un silencio interior me hipoteca cualquier  actividad mental; veo todo tan claro que, ante la ausencia de sombras, dejo de ver y experiencias no registradas adquieren una ¿realidad real? Cuando creo que estoy más confuso es cuando acierto a saber que estoy seguro. Son movimientos que suceden sin que los síntomas me delaten y me hacen "ver" que el cerebro es un órgano singular pero instrumento de otra entidad que lo gobierna y que lo usa para manifestarse por algunas de sus recursos como la memoria, entendimientos, voluntad, imaginación…Sentirme libre de ellas y del mismo cerebro representa una situación en la que "ves todo sin ver nada", y otra vez la seguridad de "saber sin saber" me introduce en otros mundos interiores, pero ¿qué mundos?, y me encuentro en unos espacios que los valoro como propios y específicos, pero alejados  de afectos y querencias que te hacen experimentar una ausencia de situaciones, obligaciones, responsabilidades y personas, como si  nada de lo que ha sido tu vida tuviera realidad: olvido de todo, ausencia de pensamientos y presencia de emociones de complicada interpretación. Mis sentidos no cumplen sus funciones, la memoria en blanco, la voluntad no admite deseos o motivaciones y el entendimiento no elabora pensamientos,

Es  un encuentro conmigo mismo, y en el que no tengo conciencia de lo que me está pasando, sólo un inefable gozo que no se traduce en ningún sentimiento o emoción ; es una alegría invisible que me hace sentir  una expansión interior que, sin encontrarse limitada por nada, me ofrece una autonomía más allá de lo que la razón, pueda argumentar.

Los conceptos tampoco se encuentran localizados y son como flases que contaminan una contemplación que sin ser discernida, deja sabores de profundas plenitudes. Es como un vacío gratificante, en territorios que no son ni de mente ni de razón ni del cuerpo pero que acontecen en una estructura que siento que me pertenece, y se queda grabado una tendencia a algo que se me escapa, pero con la certeza que ha sucedido en alguna dimensión de mi ser, y esta pertenencia me hace sospechar que tengo otras dimensiones que me ofrecen significados existenciales que señalan informaciones que responden a todas mis interrogantes.

Es una experiencia interior que ofrece seguridades y certezas evidentes pero no demostrables que se apoderan de mi ser y me llena de esperanzas y plenitudes que no tengo en mis estados normales de conciencia, en unos espacios no catalogados, desconocidos y no cartografiados ; el escenario ha sido mi hondón: "por, con y en mí" pero entendiendo que estos movimientos se han desarrollado "fuera" de circuitos normales y sin  la secuencia lógica de los pensamientos, y que me señala que las potencias mentales se encuentran gobernadas por otra entidad de superior categoría y cualidad, que se presenta como una verdad por encima de cualquier verdad y que no necesita ni justificación, argumentación o demostración.

No encuentro expresiones para explicar nada en unas dimensiones en los que ver sin ojos, escuchar sin oídos e incluso entender sin entendimiento, es posible por una luz que alumbra una comprensión directa, limpia y clara, en la que la misma libertad  no existe porque no tiene fronteras, y que te descubre, más allá de cualquier certeza, una entidad desconocida, algo permanente y fijo que me sobrepasa y que trasciende a mi entendimiento.

Toda esta dinámica me deja la firme  convicción de haber tocado una  una entidad sustancial o un principio que, superando a la razón sin contradecirla, me seduce y atrae con una afinidad, que me hace identificarme con ella de manera natural y en la que reconozco mi verdadera y auténtica identidad pues me ofrece noticias de ser único, irrepetible, autónomo  libre y con cualidad de permanencia y continuidad y que, unificando  todo mi ser y colmando todos mis anhelos y, refutando que mi existencia tenga un final, me deja grabado inefables deseos de eternidad.

¿Será verdad que soy algo divino? ¿Una entidad espiritual? ¿Un espíritu humanizado?


José Rosado Ruiz

Médico acreditado en adicciones

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.