NoticiaEcumenismo y diálogo interreligioso

La Fundación Lux Mundi celebra su 40 aniversario

Publicado: 29/11/2013: 2041

Una de las actividades más destacadas en las programadas por la Fundación Lux Mundi con motivo de su 40 aniversario ha sido la celebración de un acto ecuménico el pasado 25 de octubre en la Basílica “Vega del Mar” de Marbella, presidido por el obispo de Málaga. En la celebración participaron el Reverendo Reidar Adnanes, el Padre Alfred Scheller, el Reverendo Christof Meyer, la Sra. Alcaldesa de Marbella y la Sra. Concejala de Cultura marbellí.

Lux Mundi es una Fundación que durante 40 años ha facilitado el encuentro y el acercamiento a cristianos de diferentes denominaciones (católicos, protestantes, ortodoxos, etc) y a su vez ha recibido y acogido en sus instalaciones a residentes, visitantes y turistas de la Costa del Sol que se han acercado en busca de ayuda espiritual y material, para encontrar nuevos amigos y/o vincularse en un significativo y satisfactorio trabajo como voluntarios. Ha sido a través de esta labor que se han logrado dar grandes pasos en el camino de la Unidad entre las Iglesias en Málaga, promoviendo la oración y la reflexión, trabajando y ayudando activamente a otros, fomentando la solidaridad para todos juntos, sobrepasar las barreras que nos han dividido a través de los siglos.

Desde la Fundación Lux Mundi explican la elección del lugar de celebración con las siguientes palabras: "Como símbolo de esa unidad hemos escogido la Basílica Paleocristiana “Vega del Mar”, la reina de las Basílicas Paleocristianas de España, que en opinión de D. Fernando Wulff (catedrático de Historia Antigua de la UMA) es una construcción datada en el siglo VI D.C. y destaca por su doble ábside, influencia de la potente Iglesia norteafricana, por su pila bautismal de inmersión, posiblemente una de las más importantes del mundo, y su conjunto de tumbas, lo que la convierten en la primera parroquia de Marbella, en su primer camposanto y quizás en su primera escuela pública, pues en aquella época la educación estaba muy ligada a la Iglesia. El Bautismo en este tiempo era un acto muy importante, se celebraba dos días al año, el Domingo de Resurrección y el día de Navidad, como símbolo de la victoria de la LUZ sobre las tinieblas, y era un Obispo el que bautizaba a los catecúmenos. Todo un acontecimiento en aquella comunidad y sus alrededores. Todo lo anterior nos revela la enorme importancia y simbología religiosa de la Basílica para acoger un acto ecuménico con las diversas Iglesias cristianas. Representa el tronco común del que han ido brotando diferentes ramas y es en ella donde todos podrán encontrar aquellos orígenes comunes alrededor de la pila bautismal y sus restos".

Autor: Encarni Llamas Fortes