NoticiaEducación

"La escuela concertada, un derecho de los padres", por Antonio Moreno, padre de familia y periodista

Publicado: 06/03/2014: 3846

El pasado 1 de marzo se abrió el plazo de presentación de solicitudes de matriculación del alumnado en las enseñanzas desde segundo ciclo de educación infantil hasta bachillerato para el curso 2014-15.

Conseguir plaza en un colegio católico concertado en Málaga se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para muchas familias ante la escasez de oferta. Año tras año, cientos de familias se ven imposibilitadas para ejercer su derecho constitucional a elegir para sus hijos una educación acorde a sus propias convicciones.

Concretamente, un 26,39 por ciento de los niños malagueños que piden entrar en un colegio concertado ven denegada su solicitud por falta de plazas. Pero la preferencia de las familias malagueñas por la escuela concertada (de titularidad católica en su inmensa mayoría) no se debe sólo a su propuesta de educación en virtudes cristianas sino porque, como corroboran informes internacionales independientes, los resultados académicos de los alumnos de la concertada son bastante superiores en comparación con los alumnos de las escuelas gestionadas por la administración.

En concreto, en nuestra comunidad autónoma, el Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos de la Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico (OCDE), el famoso informe PISA, revela que los alumnos de los colegios concertados superan en 28 puntos en lectura y ciencias a los de los colegios de titularidad pública.

Mientras que en Matemáticas, los alumnos de los colegios concertados sacan 23 puntos más que los de los centros de la administración. Según Irene Arrimadas, directora del Departamento de Innovación Pedagógica de Escuelas Católicas, se constata «que existe una correlación directa entre la autonomía de los centros y la mejora en los
resultados del sistema educativo». Es decir, que el hecho de que los centros cuenten con identidad propia, sin exceso de control por parte de la administración, se revela como una de las causas de que los alumnos obtengan mejores resultados.

Argumentos como que esta mejor calificación de los centros concertados se deba a los mejores emplazamientos socio económicos de los mismos, se caen por su propio peso en ciudades como Málaga que cuentan con centros religiosos en lugares tan poco elitistas como La Palmilla, La Trinidad, la Avenida de Europa o los diseminados de la Axarquía o del Valle del Guadalhorce.
 

Autor: Antonio Moreno @Antonio1Moreno