NoticiaEntrevistas

Sor María Piedad: «No se puede aprender sin esfuerzo»

Sor Piedad Ríos · Autor: A. GÓNZALEZ
Publicado: 10/03/2015: 5726

Alumna desde Infantil hasta Bachillerato del colegio de las Franciscanas de los Sgdos. Corazones, ingresó como novicia a los 18 años en esa comunidad. Tras una vida dedicada a la educación en diversas provincias, Sor María Piedad Ríos (Antequera, 1943) es hoy jefa de estudios de CAMMIA

¿Qué es CAMMIA?

La Escuela Universitaria de Magisterio María Inmaculada es hoy Centro Adscrito de Magisterio María Inmaculada de Antequera –por sus siglas, CAMMIA– un centro adscrito a la Universidad de Málaga donde se forman actualmente 641 chicos y chicas para el profesorado.

Usted habla sobre “la interioridad del alumno como espacio habitado” Seamos conscientes o no, habitamos nuestro propio espacio.

Es un espacio habitado por la Santísima Trinidad, según la promesa del Señor de que él vendría a morar dentro de nosotros. Estamos superhabitados. Si queremos que nuestros alumnos sean hombres y mujeres plenos deben ser capaces de entrar dentro de sí mismos para preguntarse allí por las cuestiones fundamentales: ¿Quién soy? ¿Para qué estoy aquí? ¿Por qué se me ocurren ideas geniales? Suscitando estas preguntas podremos suscitar otras como: ¿Qué papel tiene el Señor dentro de mi vida?

¿Es la educación de hoy más superficial que la de ayer?

Me parece que hacemos un poco mal contraponiendo el ayer y el hoy. La educación tiene ahora unos problemas que antes no tenía, entre otras cosas porque hoy accede todo el mundo a la educación. Esa es una conquista social de la que no debemos dar marcha atrás.

¿Qué perfil tiene que tener el educador del siglo XXI?

Mente abierta y, sobre todo, la conciencia de ser hijo de Dios y una buena formación. Si no, será arrastrado por cualquier tipo de corriente que lo circunde. Además, el maestro tiene que ser capaz de escuchar siempre.

¿La educación tiene que ser divertida?

Tenemos el riesgo de pretender que los niños lo aprendan todo alegremente y sin esfuerzo; y yo creo que ahí nos equivocamos. No se puede aprender sin esfuerzo. Eso no quita que el aprendizaje se deba hacer de la forma más dulce posible.

Antonio Moreno Ruiz

Antonio Moreno Ruiz. Periodista de la diócesis de Málaga

Antonio1Moreno
Artículos relacionados
Aprender a ser