Imagen de Televisa, la empresa de medios y contenidos en español líder en el mundo y líder de audiencia en televisión abierta en México. Una tele poco sospechosa de “vaticana”
Publicado: 16/03/2017: 63

El trece de marzo se cumplieron cuatro años de la llegada al solio pontificio de ese argentino, jesuita, sencillo, con unos viejos zapatos y sin ninguna ambición, que ha traído a la Iglesia ese aire nuevo que buscaba Juan XXIII con la puesta en marcha del Concilio Vaticano II.

Ha bastado un cuatrienio para hacer presente en la Iglesia un camino hacia la esperanza de todos los seres humanos, creyentes o no. Ha transmitido amor, cercanía y sencillez a una Iglesia que se estaba ocultando tras la parafernalia y el humo del incienso. Esta actitud, como las propias palabras de Jesús, ha creado cisma e incertidumbre, especialmente entre los más allegados al inmovilismo y la cerrazón; aquellos que no asumen el mensaje del Espíritu a través de los signos de los tiempos.

He podido leer frases como ¿y si Francisco fuera un impostor? (publicado en el diario El País días atrás). He podido oír en una homilía la casi certeza del celebrante sobre el rapto y confinación de Benedicto XVI. Pero sobre todo he podido comprobar el nivel de cercanía y esperanza de una gran parte de la humanidad y de aquellos que nos sentimos cristianos. Especialmente los más denostados y desprotegidos ante la incomprensión de los integristas que aun no han descubierto que Jesús dejó en mano de sus seguidores la salvación del mundo.

Mientras, aquellos que quieren eliminar la fe de los sencillos, ponen en práctica sus estudios de politólogos y tertulianos finos. ¿Cómo hacerlo? Echándolos de los medios. Por eso la campaña contra la misa en televisión. Han atacado a lo más sagrado. Los mayores y los enfermos. No puedo olvidar a mi madre pegada al televisor y disfrutando de la Eucaristía en medio de la recuperación de un ictus. Han tocado fondo. Por ahí el pueblo español no va a pasar. ¿Se mete alguien con ese montón de programas que se emiten constantemente propiciados por las diversas iglesias protestantes? No vale la pena seguir en esta polémica inútil.

Pienso que debemos aprovechar este toque de atención para valorar la suerte que tenemos los españoles de poder acceder a eucaristías todos los días y a todas horas. Creo que debemos reducirlas en número y darle más participación real. Pasar de espectadores a actores. Las aprovecharíamos mucho más y libraríamos a los pocos sacerdotes que nos van quedando, de una proliferación de celebraciones innecesaria.
       
Pero a los enfermos y mayores… NI TOCARLOS.


Manuel Montes Cleries

Manuel Montes, casado, ocho hijos y 16 nietos. Profesor Mercantil. Licenciado en Comunicación Audiovisual. Doctor en Periodismo desde junio de 2012. Pertenece al Movimiento Diocesano de Cursillos de Cristiandad. Escribe “La Buena Noticia” en diversas publicaciones digitales y participa como colaborador en diversos programas de radio y televisión.

m.montescleries@telefonica.net
Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.