Publicado: 20/04/2017: 141

Tengo un grupo de alumnos especiales. Están preparándose para integrarse en el mundo laboral pese a sus “diferencias”. Es digna de admiración sus ganas de aprender.

Cada martes por la mañana les doy clase. Como es a segunda hora los encuentro cansados y casi agotados por el esfuerzo de memorizar casi al pie de la letra la Constitución Española y los decretos que competen a la legislación administrativa, dado que preparan oposiciones a ordenanzas de dicha administración. Denotan una fuerza de voluntad tremenda.

Hoy he cambiado la seda por el percal. Como siempre les he saludado y al estar en la octava de Pascua, les he felicitado. Me han mirado con un cierto rictus de desconocimiento y me he aprestado a explicarles en que consiste la Pascua de Resurrección Cristiana. Posteriormente me he puesto a dialogar con ellos basándonos en sus vivencias personales de la Semana Santa y a la lectura de un libro-miscelánea del que detraen un montón de conocimientos.

He pensado que la mayoría de las personas no reparan en analizar el sentido de la Pascua. Se puede definir así: “Pascua es la celebración más importante de la Iglesia Cristiana, donde se conmemora la Resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado, según los evangelios canónicos”. “El término Pascua significa "paso" o "salto".
       
Estimo que en nuestras comunidades eclesiales se tiene un poco abandonado y “poco trabajado” el profundizar en el significado de la Pascua. Especialmente en nuestra barroca Andalucía, donde, pasado los Servitas, parece que todo se ha acabado hasta la próxima cuaresma. En nuestros templos se viven Triduos Pascuales muy lucidos, pero con escasa asistencia. Y, sobre todo, no nos paramos a considerar que si no hubiera habido Resurrección, “vana sería nuestra fe”, como recoge San Pablo en la carta a los Corintios. Y que como consecuencia, los cristianos tenemos que coger el testigo de Cristo Resucitado. Así se lo he explicado a mis alumnos y les he hablado de que Pascua significa paso. Paso de la muerte a la vida, de las tinieblas a la luz, porque Cristo resucita en su Iglesia.

No se si lo he hecho bien, pero me he quedado tranquilo, porque al menos lo he intentado. Feliz Pascua a todos.


Manuel Montes Cleries

Manuel Montes, casado, ocho hijos y 16 nietos. Profesor Mercantil. Licenciado en Comunicación Audiovisual. Doctor en Periodismo desde junio de 2012. Pertenece al Movimiento Diocesano de Cursillos de Cristiandad. Escribe “La Buena Noticia” en diversas publicaciones digitales y participa como colaborador en diversos programas de radio y televisión.

m.montescleries@telefonica.net
Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.