BlogsEl segmento de plata

Un templo en Nueva York

Iglesia de San Patricio, en Nueva York
Publicado: 21/12/2018: 179

Aquel día recibí un ejemplo que no olvidaré jamás.

La primera vez que me sorprendí en un templo parroquial me sucedió en un viaje apostólico a Suiza. Nos desplazamos a la ciudad de Thun, cercana a Interlaken. El misionero español, Ángel García del Valle, que nos había facilitado el encuentro con los emigrantes hispanos, nos presentó al Párroco. Este solo hablaba alemán, pero nos entendimos con el sacristán que era italiano.

Nos abrieron las puertas de toda la parroquia y nos alojaron en el refugio anti-atómico que tenían en los sótanos. Dicho refugio estaba perfectamente habilitado para vivir en él, con todo tipo de servicios, hasta un quirófano. Allí dormíamos, pero cocinábamos en un local dentro de la parroquia donde había un teatro, un restaurante, una guardería y un gran salón de actos. Una maravilla.

Toda esta instalación quedó en mantillas ante la parroquia, llena de irlandeses, en la que hace varios años, acudí a celebrar la eucaristía dominical en un templo ubicado al norte de Manhattan. Me encontré con un altar en el que esperaba un grupo de cuerda, unos cantantes y un celebrante que, al descubrirme en la primera fila, y al observar mi presencia, se me acerco para ofrecerse y preguntar el porqué de mi estancia allí. Le informé adecuadamente y, después de la comunión, me presentó al resto de sus feligreses haciéndome subir al altar.

Al terminar la celebración me enseñó el resto de la parroquia en cuyos bajos se ubicaba una discoteca juvenil en la que sonaba rock a todo trapo. Me invitó a un café antes de despedirme y me volví a mi hotel con una sana envidia pensando que así debían ser todas nuestras parroquias; acogedoras, serviciales, cercanas y abiertas a los jóvenes y sus actividades lúdicas.

Tan solo me conformaría con la presencia en las parroquias malagueñas de un pequeño equipo de acogida que permita a los visitantes no habituales, o los necesitados de algún servicio, el no sentirse como gallinas en corral ajeno, ni desamparados.

Creo que ahí tenemos un servicio que realizar los mayores. Presentarnos con media hora de adelanto a las celebraciones, y poder realizar estas funciones coordinados por el equipo parroquial.

Feliz Navidad para todos.


Manuel Montes Cleries

Manuel Montes, casado, ocho hijos y 18 nietos. Profesor Mercantil. Licenciado en Comunicación Audiovisual. Doctor en Periodismo desde junio de 2012. Pertenece al Movimiento Diocesano de Cursillos de Cristiandad. Escribe “La Buena Noticia” en diversas publicaciones digitales y participa como colaborador en diversos programas de radio y televisión.

m.montescleries@telefonica.net
Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.