BlogsEn clave menor

Historia de un Viernes Santo

Publicado: 17/04/2017: 4127

A sus cuarenta y tantos años, ya son más los que viste de nazareno que los que no. Y en todos ellos no había vivido una experiencia parecida, por su sencilla y profunda enseñanza espiritual. Salir acompañando a su Cristo le ofrece la oportunidad de encontrarse a solas con Él en la intimidad infranqueable de un capirote de ruán. Y en muchas ocasiones, ha sentido el gozo de ver cómo, a través de su silencio, Dios hablaba también a personas conmovidas por la presencia en la calle del Señor y de su Madre. Era una verdadera catequesis ser testigo de esos encuentros. Pero este año han sido los niños los que le han evangelizado.

Calle Carretería. Dos pequeños, un niño y una niña. Se acercan para pedir al nazareno un poco de atención en forma de mano estrechada, estampita o cera derramada. No superan los cuatro años y su madre, al ver el rosario entre los dedos del penitente, les dice dulcemente que no le molesten, que va rezando. Los niños vuelven entonces a mirar al nazareno y se colocan delante de él. "Nosotros también sabemos rezar", le dicen. Y comienzan a recitar el Padrenuestro y el Avemaría más tiernos que ha oído en su vida. Se emociona. Extiende su mano y los bendice. Y cruza la mirada con la madre queriendo darle las gracias por la sencilla lección que acaban de darle.

Sí. La calle también es lugar donde encontrar a Dios, encarnado muchas veces en los niños, que aún no han olvidado que de Él vienen, que es su Padre.  

 


Ana María Medina

Periodista y portavoz de la Diócesis de Málaga

_AnaMedina_
Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo