NoticiaFamilia

La conciliación familiar y laboral fueron los protagonistas del encuentro de familias

Publicado: 25/04/2012: 838

La Delegación de Pastoral Familiar celebró este domingo el "Encuentro Diocesano de las Familias", en la Casa Diocesana de Espiritualidad. El tema de reflexión es "La familia: el trabajo y la fiesta". Testimonios y experiencias de familias fueron el hilo conductor de este encuentro, en el que lo jóvenes realizaron varios talleres.

El trabajo y la fiesta en la familia es uno de los temas en los que profundizarán los participantes en el Encuentro Mundial de las Familias, que tendrá lugar en Milán del 1 al 3 de junio. Como muchas familias malagueñas no podrán asistir a dicho encuentro, la Delegación de Pastoral Familiar lo ha tomado como tema central del Encuentro de Familias a nivel diocesano. En las últimas semanas se han publicado en la prensa artículos sobre la conciliación familiar. Algunos muy esperanzadores, pues afirman que «la facilidad para conciliar vida personal y laboral aumenta la productividad en el trabajo».

TRABAJO

«El pan que se gana trabajando no es sólo para uno mismo, sino que da sustento a los demás con los que se vive», «el trabajo es el acto de justicia con el cual las personas participan en el bien de la sociedad y contribuyen al bien común», «el trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo», son algunas de las afirmaciones que hace la Iglesia en sus documentos sobre conciliación familiar. Pero, ¿cómo se hace vida en el día a día? No sólo desde el punto de vista de las empresas, sino también desde el punto de vista de las familias que organizan su tiempo priorizando siempre a las personas sobre las cosas.

DESCANSO

El tiempo de descanso es otro de los temas propuestos para la reflexión de este día. Documentos como la exhortación postsinodal Sacramentum Caritatis afirman que «no sólo el trabajo, sino el mismo descanso del día de fiesta constituye un derecho fundamental y a la vez un bien indispensable para las personas y sus familias. El hombre y la mujer valen más que su trabajo.

El domingo, por lo tanto, se configura no ya como una pausa de la fatiga, que hay que llenar con actividades frenéticas o experiencias extravagantes, sino como el día del descanso que facilita el encuentro, permite descubrir al otro y dedicar tiempo a las relaciones en familia y con los amigos, y a la oración».

Con estas bases doctrinales, ha acogido la Casa Diocesana de Espiritualidad Beato Manuel González un verdadero foro de experiencias, en el que las familias expresan sus necesidades y logros para conseguir que la mujer y el hombre sean mucho más que su trabajo, a la vez que profundizan en si en nuestras comunidades cristianas se presta atención a los problemas del trabajo y de la economía. Un tema candente sobre el que queda mucho por decir y por hacer.

Autor: Encarni Llamas