NoticiaFamilia

Familia De Prada López: «El tiempo para la familia es el más valioso y, a veces, el más escaso»

Publicado: 25/04/2012: 1154

Santos De Prada y María Asunción López se casaron hace 23 años. Tienen cuatro hijos: Óscar (22), María Teresa (18), Sara (12) y Pablo (10). Pertenecen a las Comunidades Neocatecumenales de la parroquia San Patricio, de Málaga, y son maestros en el Colegio San Juan de Dios "La Goleta", de las Hijas de la Caridad.

–Desde vuestra experiencia, ¿es posible la conciliación familiar?

–Requiere mucha tarea y más en nuestro caso (somos zamoranos y no hemos contado con ayuda familiar en Málaga durante muchos años). A pesar de todo, hemos salido adelante y gracias al trabajo que tenemos los dos, hemos podido compaginar nuestra profesión con la familia. Nos permite disfrutar de las vacaciones juntos y eso es una gran ventaja a la hora de compartir con nuestros hijos los momentos de descanso y festivos que pueda haber. Antes de casarnos ni nos lo habíamos planteado, pero gracias a Dios, nuestros trabajos han sido todo un regalo para nuestra familia.

–¿Qué valor tiene el trabajo en vuestra familia?

–Es el medio que tenemos para sacarla adelante y gracias a Dios no nos ha faltado. Además disfrutamos de él porque nos llena el ser educadores vicencianos. Nuestros hijos también aprecian el hecho de que sus padres sean maestros y aunque también hemos tenido momentos de dificultad (siendo padres y profesores a la vez hay más rifirrafes), sabemos que nos sirve para compartir más tiempo con ellos y aprender juntos. El tiempo de dedicación a la familia para nosotros es el bien más valioso pero, en ocasiones el más escaso, debido a las obligaciones de cada uno: niversidad, trabajo, colegio... A pesar de todo procuramos compartir el tiempo que tenemos para estar juntos: comer juntos siempre, sin tele que nos impida hablar y ver cómo andamos cada uno, organizar los sueños de las próximas vacaciones (aunque luego no salgan), recordar cosas que han pasado...

–Como familias cristianas, ¿cómo vivís la fe?

–Siempre les decimos a nuestros hijos que todo nos viene de Dios. Así lo han aprendido a través de la experiencia de nuestra vida familiar. Cuando hay dificultades, sabemos que Dios nos ha ayudado y que lo seguirá haciendo. Si alguno "está de bajón", siempre le decimos que espere, que  tenga paciencia, que confíe en Dios porque Él nunca nos deja. En casa rezamos con ellos las Laudes los domingos y eso nos ayuda a revisar cómo Dios ha estado con nosotros esa semana, dónde les ha ayudado y les hablamos de nuestra propia experiencia de vida dónde hemos visto al Señor, en un montón de cosas que nos han ocurrido como matrimonio, incluso antes de que ellos nacieran. Los dos mayores tienen también su comunidad y los pequeños, están en catequesis de confirmación y comunión, el pequeño hace este año la Primera Comunión. Celebramos juntos la Eucaristía y rezamos con ellos por la noche.

Autor: Encarni Llamas