NoticiaFamilia

«Hemos establecido horarios de trabajo distintos, adaptados a las necesidades familiares»

Publicado: 25/04/2012: 924

Fernando Aguilar y Sonia Mª Cuadros se casaron hace cuatro años. Tienen un hijo de nueve meses y otro de 12 años acogido y con discapacidad. Pertenecen al movimiento de los Equipos de Nuestra Señora.

–Desde vuestra experiencia, ¿es posible la conciliación familiar?

–Para que sea posible, además de tener ciertas circunstancias a nuestro favor, hay que tener muy claro en torno a qué o quién gira nuestra familia, y mirarnos continuamente en la familia de Nazaret. Comprendemos que el seno familiar (de donde todos provenimos) es el elemento más tierno y frágil, que sin regarlo ni abonarlo está abocado al fracaso. En nuestro caso, hemos establecido horarios de trabajo distintos y adaptados a las necesidades familiares. Intentamos establecer la palabra "familia" en el centro de nuestras vidas, de modo que trabajo y fiesta puedan establecerse en torno a ella.

–¿Qué valor tiene el trabajo en vuestra familia?

–No hay que olvidar que el trabajo es un medio de santificación, por lo que nunca ha de ser mediocre. Además es sustento económico, donde hay que establecer límites, de manera que el trabajo aporte a la familia el sustento justo para las circunstancias particulares y no afecte al tiempo necesario para la familia.

–¿Qué valor tiene el tiempo de dedicación a la familia?

–El tiempo de dedicación familiar es necesario y fundamental, por lo que pensamos que todas las horas del día son de y para la familia, sin significar que el tiempo que estemos fuera, pueda estar fuera de nuestra mente.

–Y las vacaciones escolares, mientras los padres siguen trabajando, ¿cómo se organizan?

–Prácticamente igual que durante el curso, gracias a que tenemos horarios distintos, lo que nos permite dedicar a la familia aún más tiempo del normal.

–Como familias cristianas, ¿cómo vivís la fe?

–Nos exigimos vivir conforme al sacramento fundamental de la familia, el amor (también llamado matrimonio), esto implica una continua formación y la observancia del Evangelio para poder transmitirlo con veracidad a toda la familia y servir de ejemplo para los que quieran acogernos.

Autor: Encarni Llamas