NoticiaFamilia

Benedicto XVI anima a los esposos a participar activamente en la educación y cuidado de los hijos

Publicado: 03/06/2012: 892

Benedicto XVI denunció hoy la mentalidad utilitarista extendida en la sociedad y dijo que la lógica del provecho propio y de máximo beneficio no contribuye a edificar una sociedad más justa, sino que propicia más desigualdades y pobreza en la familia.

El Papa hizo esta manifestación en la Misa con la que clausura el VII Encuentro Mundial de las Familias, que se celebra en Milán (norte de Italia), en la que también reiteró que la familia es la fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. Ante decenas de miles de personas, más de 850.000, según el portavoz vaticano, Federico Lombardi, el Obispo de Roma dijo que en las modernas teorías económicas, prevalece una concepción utilitarista del trabajo, la producción y el mercado.

"Sin embargo, no es la lógica unilateral del provecho propio y del máximo beneficio lo que contribuye a un desarrollo armónico, al bien de la familia y a edificar una sociedad más justa, ya que supone una competencia exasperada, fuertes desigualdades, degradación del medio ambiente, carrera consumista, pobreza en las familias", afirmó. En una homilía dedicada a la familia, el papa reiteró que para la Iglesia es la "fundada sobre el matrimonio entre el hombre y la mujer" para seguir el mandato de Dios de "crecer y multiplicaos".

"Dios creó el ser humano hombre y mujer, con la misma dignidad, pero también con características propias y complementarias, para que los dos fueran un don el uno para el otro, se valoraran recíprocamente y realizaran una comunidad de amor y de vida", subrayó el papa.

Benedicto XVI señaló también que la vida familiar es la primera e insustituible escuela de virtudes sociales, "como el respeto de las personas, la gratuidad, la confianza, la responsabilidad, la solidaridad, la cooperación".

El Papa exhortó a los esposos a cuidar de los hijos "en un mundo dominado por la técnica" y a transmitirles "con serenidad y confianza, razones para vivir, la fuerza de la fe, planteándoles metas altas y sosteniéndolos en las debilidades". El Obispo de Roma se refirió también a las parejas separadas y les dijo que el Papa y la Iglesia les "sostienen" y abogó para que las diócesis pongan en marcha iniciativas de "acogida y cercanía" para esos católicos divorciados que no pueden comulgar.

Benedicto XVI reivindicó el descanso dominical -este encuentro tiene como lema "La familia, el trabajo y la fiesta"- y animó a las familias a dedicar esa jornada al descanso e ir a misa. El Papa pidió que se armonice el tiempo del trabajo y las exigencias de la familia, la profesión y la maternidad "para construir una sociedad de rostro humano".   A la misa asistieron familias de 153 países, entre ellos España. También estuvieron presentes 60 cardenales, 300 obispos y un millar de sacerdotes.

Autor: EFE