NoticiaFamilia

D. Jesús Catalá, en la I Semana de la Familia: "La catequesis debe ayudar al niño a vivir la fe"

Publicado: 27/02/2014: 2660

En la I Semana de la Familia, organizada en la Diócesis de Málaga, bajo el lema "Familia y educación de los hijos", Mons. Catalá ha hecho mención de la importante labor de la catequesis, los catequistas y educadores en la fe. En este sentido ha afirmado que «la situación de los padres no debe ser motivo para prohibir el acceso a los sacramentos de los hijos.» Ha recordado que «el Espíritu Santo actúa».

La primera de las conferencias ha tenido lugar el 17 de febrero, de mano del juez de menores Emilio Calatayud, quien ha destacado la relación existente entre la educación y la justicia y ha animado a las familias a reconocer los derechos y deberes de cada uno dentro de la vida social. Calatayud, por cuyas manos pasan cada año más de 800 casos para juzgar, ha animado a los participantes a profundizar en la familia y a reconocer que es "uno de los medios que consigue que la delincuencia disminuya".

En su exposición, el juez de menores habló de las relaciones entre padres e hijos y de cómo a los “chavales sólo se les habla de derechos y no de deberes”; de las modificaciones de Código Civil que impiden a los padres corregir a sus hijos, lo que conlleva a verdaderas dificultades de los padres para ser padres: “Hemos pasado del padre autoritario al padre colega”, afirmaba Calatayud.

La escuela fue otro de los temas de la exposición: la autoridad de los padres y del profesorado. “Son los mismos políticos los que no reconocen la autoridad de los maestros. Y, si no la reconocen ni los políticos ni los padres, pues tampoco la reconocen los alumnos”, aseguraba el juez de menores, quien habló de la necesidad de luchar contra el fracaso escolar, contra el absentismo y la expulsión de los alumnos de los centros escolares: “Los niños tienen que estar en la escuela y, por eso estoy pidiendo un pacto por el menor, porque hay que redefinir lo que puede y no puede hacer un menor, y compaginar las edades en las que se puede o no hacer algo. Los niños tienen que estar en la escuela y, si hemos hecho una ley que dice que la enseñanza es obligatoria hasta los 16 años, todo niño menor de esa edad, tiene que estar en la escuela”.

Con el estilo que caracteriza a Calatayud, expuso su preocupación ante temas tan actuales como el alcohol, los botellones, las drogas y las nuevas adicciones de nuestra sociedad: las redes sociales, los móviles, las tecnologías, el juego… Y cómo están influyendo en el día a día de las familias. Y, para concluir, expuso varios casos prácticos de medidas que, desde su tribunal, adoptan para los menores que violan las normas: trabajos sociales que van desde la limpieza de las calles en el botellón, o la limpieza del cementerio, a la ayuda a un hospital o una residencia. “Se ha transmitido la idea de que a los menores no les pasa nada, pero lo cierto es que existe una ley de responsabilidad penal del menor y una responsabilidad de los padres cuando los menores cometen actos delictivos”.

En la segunda jornada, el 18 de febrero, el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, abordó la "transmisión de la fe a los hijos". El prelado destacó la importancia de vivir la fe para poder educar en ella, y animó a no desperdiciar los primeros años de la vida de los hijos, en los que se debe educar en la fe "por inmersión, igual que hacemos con ámbitos como el lenguaje".

El obispo de Málaga ha hecho mención de la importante labor de los catequistas y educadores en la fe, y ha afirmado que «la situación de los padres no debe ser motivo para prohibir el acceso a los sacramentos de los hijos. El Espíritu Santo actúa». Asimismo, ha destacado la importancia de no centrar la catequesis fundamentalmente en la dimensión escolar, lo que ha calificado de un "error cometido en los últimos años". «La catequesis debe ayudar al niño a vivir la fe, a conocer a Jesús, y no a rellenar fichas y colorearlas». Mons. Catalá ilustró su disertación con ejemplos vividos en primera persona durante sus años en Roma, casos reales que, en sus propias palabras le han "marcado para siempre".

En la jornada del miércoles 19 de febrero, la directora del COF (Centro de Orientanción Familiar) de Valladolid, Nieves González Rico, expuso una interesante conferencia titulada “Hablemos de sexo y amor con nuestros hijos”. Habló de la importancia de la familia en la educación del afecto y la sexualidad y la importancia de hacer una propuesta de vida a los hijos, en la que los padres sean los primeros y fundamentales educadores acompañados por la escuela y por parroquia. Desarrolló, con casos y situaciones prácticas y reales, dicha propuesta, con la que se “transmita a los hijos la belleza del cuerpo, que es un tesoro que recibimos y la belleza del cuerpo sexuado, con las diferencias que existen entre hombres y mujeres”, afirmó Nieves, “que incluye la llamada a la vida y al amor, de forma que no sea en entorno el que lo reduzca al consumo, que es lo que estamos viendo, todo se consume, también los besos, abrazos y las relaciones sexuales, sino que, descubriendo su grandeza puedan vivir plenamente su relación con los demás”.

La mesa redonda del jueves abordó el tema de la situación de las familias, especialmente de los niños, ante un proceso de crisis matrimonial, separación o divorcio desde el punto de vista jurídico, psicológico y pedagógico. Participaron Mª Ángeles Peña, psicóloga adscrita al Juzgado de Familia. Javier García, fiscal coordinador de protección de menores y Marta Goñi, profesora de la Institución Teresiana. En el debate se expusieron datos como que, tras la ley del divorcio exprés, España se ha convertido en líder en número de divorcios sólo detrás de Bélgica, con un divorcio cada tres minutos y medio y que ha afectado a 2 millones de hijos. Javier García, por ejemplo, afirmó que esta ley del divorcio "es la deconstrucción del matrimonio. Una regresión a hace 4.000 años, a la ley del repudio" y apuntó que países con gran tradición divorcista como Francia o algunos estados de EE.UU. están dándose cuenta de la importancia de proteger a los hijos del drama del divorcio propiciando espacios de reconciliación para las parejas, cursos o tiempo de reflexión.

Autor: Encarni LLamas @enllamasfortes