NoticiaFundación Victoria

Balonmano Down: un tesoro para la Escuela Deportiva Fundación Victoria

Publicado: 23/11/2020: 3338

La Escuela Deportiva de la Fundación Victoria cuenta con un equipo de balonmano Síndrome de Down que se ha estrenado ya con un partido de exhibición. «Sus jugadores nos enseñan que cualquier obstáculo que se nos plantee en la vida puede ser superado«, afirma Maite González, una de sus entrenadoras.

El Trops Málaga-E.D. Fundación Victoria nació después de que la Escuela Deportiva de los centros diocesanos realizara, hace tres cursos, un taller para los alumnos con Síndrome de Down con la colaboración del Club Balonmano Ciudad de Málaga y en coordinación con la Asociación Down Málaga. «Queríamos dar respuesta a las necesidades de actividad física y deportiva de este colectivo, y nos fuimos dando cuenta de su importancia por la ilusión de las familias y por todo lo que nos aportaban», explica Miguel Cristobal Rueda, director de la Escuela. «En la Fundación Victoria, los alumnos de educación especial siempre han sido considerados nuestro tesoro, y este equipo así lo demuestra. Es uno de nuestros equipos de referencia», apunta.

Patrocinado por Vasco Informática y Trops, lleva tres temporadas de entrenamiento y aunque aún no está compitiendo, sí que ha participado ya en un partido de exhibición junto a otros equipos. «Una semana antes estaban súper ilusionados y salieron muy contentos de la competición», afirma Maite González, que los entrena junto a Aurora Campos. Ambas disfrutan viendo los logros que son capaces de conseguir estos alumnos, su afán de superación y su alegría día a día, en cada entrenamiento. «La Escuela Deportiva les ha dado la oportunidad de poder realizar este tipo de actividades, y ha hecho que estos jugadores puedan sentirse realizados y ver cómo son capaces de hacer una actividad deportiva como cualquier persona», añade González. «Con trabajo y esfuerzo van superando las dificultades, mejorando la técnica y adquiriendo un mayor conocimiento de este deporte. Estos alumnos nos enseñan, a nosotros y a sus compañeros, que cualquier obstáculo que se nos plantee en la vida puede ser superado, aunque sea difícil. Lo único que hace falta es trabajo, ilusión y, por supuesto, saber que podemos hacerlo», concluye la entrenadora.

David, Estrella, Juan, Silvia, Israel, Rocío, Jose, Lucía, Alejandro, Javier, Cristobal, Carlos y Alicia son los miembros de este equipo. José David Pascual López, uno de ellos, se muestra orgulloso de sus compañeros: «Es un equipazo, un equipo fantástico», cuenta. El balonmano le ha conquistado. «Lo que más me gusta de este deporte es practicar con la pelota, botando, y sobre todo los lanzamientos y los saltos», confiesa.

Miguel Cristobal Rueda explica que desde la Escuela Deportiva, igual que para toda la Fundación Victoria, «esta es una apuesta ganadora, y estamos orgullosos y satisfechos de dedicar nuestro tiempo y esfuerzo a un colectivo que para nosotros es fundamental en nuestro día a día. Nos llena de ilusión y entusiasmo ver su evolución deportiva, el ambiente que se ha creado junto a las familias y sus dos monitoras. Cuando esta situación pase, podremos aumentar el número de días de entrenamiento y dar respuesta a las ganas que tienen de poder encontrarse con otros equipos similares». Desde la Escuela Deportiva afirman que su objetivo es mantener esta actividad, ampliándola con nuevas actividades y grupos para alumnos con necesidades educativas especiales, ya sean menores de edad o adultos.

Ana María Medina

Periodista y portavoz de la Diócesis de Málaga

_AnaMedina_
Más noticias de: Fundación Victoria