NoticiaHemeroteca

Saludo del nuevo prelado, D. Ramón Buxarrais Ventura con motivo de su toma de posesión por poderes (1973)

Publicado: 09/08/2012: 1907

Con motivo de su toma de posesión por poderes, Mons. Buxarrais, envió el siguiente saludo a los diocesanos

Queridos diocesanos:

Al ser constituido pastor de la ya estimada diócesis malacitana, y como primicias de mi servicio pastoral, recibid mi cordial saludo.

Soy consciente de que «debo apacentar de tal modo a los fieles y de tal manera reconocer sus servicios y carismas, que todos, a su modo, cooperen unánimemente a la obra común» (LG, 30). Al obispo corres­ponde discernir y ordenar los carismas para el bien común (I Cor 12,7). Pero todo obispo debe recordar que anticipadamente el Espíritu ha enri­quecido con múltiples y variados carismas a la comunidad de creyentes a la que es enviado. Convencido de ello, llegaré a Málaga con una cariñosa confianza para con todos vosotros, continuadores en la edificación de la milenaria iglesia malacitana.

Será preciso que pidamos incesantemente la luz y la fuerza del Se­ñor para aunar voluntades con el fin de saber realizar el «hoy» de nuestro trabajo. Un «hoy» que deberá apoyarse en lo que otros ya amasaron con sus vidas, pero un «hoy» abierto constantemente al futuro, para que los que nos sucedan encuentren un fundamento sólidamente cimentado.

Las orientaciones doctrinales y pastorales del Concilio Vaticano II constituyen un imprescindible jalón en este trabajo. No deberemos olvi­darlo, sobre todo cuando nos vengan concretadas por documentos episcopales.

Y recordemos que, en los documentos conciliares y últimos episcopales, los seglares estáis como reencontrando vuestro lugar. Debéis reclamarlo legítimamente. Y los pastores no podremos negároslo, al con­trario: animaros y orientaros para que ocupéis fielmente vuestro puesto.

Que Santa María de la Victoria, Ella que ya participa de la victorio­sa Resurrección de Jesucristo, nos apoye con su intercesión para que se­pamos seguir fielmente en pos de su Hijo.

Recibid mi bendición como testimonio del amor de Cristo que nos une,

Zamora, 22 de Junio de 1973. 

Autor: Mons. Ramón Buxarrais