Informe sobre el Centro Diocesano de Teología (1976)

Publicado: 10/08/2012: 1158

 Queridos sacerdotes:

Hace dos años se iniciaba en la Diócesis la experiencia del Centro Diocesano de Teología que, con carácter de Seminario, intentaba respon­der a nuevos planteamientos. Es Director don Francisco Parrilla.

Con anterioridad a su puesta en marcha, había pedido el parecer de los Vicarios, del Rector del Seminario y de otros sacerdotes.

El motivo de mi decisión consistía en abrir caminos que facilitasen la formación necesaria, en todos los aspectos, a los aspirantes al Presbiterado, Diaconado y Ministerios, tanto los existentes como los que la Iglesia pueda ir creando en respuesta a necesidades de la comunidad.

Además deseaba ofrecer un Centro de Teología que se complemen­tara con la Academia Teológica que dirigen los PP. Jesuitas.

Lo que comenzaba en tono humilde, estaba seguro que necesitaría, con la madurez que brinda el tiempo, modificaciones. Estas se van intro­duciendo gracias a la colaboración de profesores, alumnos y sacerdotes de la Diócesis que nos hacen llegar atinadas sugerencias.

Por otra parte, siempre estuve convencido de que debíamos traba­jar con libertad de espíritu, y si en algún momento se veía que el Centro no respondía a lo deseado, dejaría de existir.

He vivido bastante de cerca la experiencia de dos cursos, y puedo aseguraros que es positiva. Esto no niega las limitaciones que lleva consi­go toda obra que comienza.

Os adjunto una síntesis de la vida del Centro. Os ruego que ofrez­cáis el calor de vuestro afecto a la lectura de las cifras y de los nombres.

Aprovecho esta oportunidad para agradecer a profesores, sacerdo­tes y seglares, que con abnegada dedicación y competencia han hecho posible abrir este nuevo camino.

Quiero que el Centro sea obra de todos. Por eso os pido ofrezcáis vuestras sugerencias constructivas. En el último apartado del trabajo que se adjunta os daréis cuenta de que se inicia una segunda fase con todo lo que supone de mejoramiento a nivel de enseñanza y de formación.

Y si en vuestro quehacer apostólico encontráis seglares que desean una formación teológica más profunda y, sobre todo, algunos en los que despierta su posible vocación al presbiterado o ministerios, estad seguros de que el Centro los recibe con el deseo de brindarle la mejor respuesta a sus inquietudes.

Gracias anticipadas.

Que el Señor haga crecer y fructificar nuestra esperanza. Vuestro amigo,

Málaga, 1 de Junio de 1976. 

Autor: Mons. Ramón Buxarrais