«Sobre el Centro Diocesano de Teología»

Publicado: 10/08/2012: 1124

Carta a los sacerdotes (1977)

 Queridos sacerdotes:

Antes de iniciarse el nuevo curso 1977-78, quiero informaros, como el año pasado, acerca del Centro Diocesano de Teología, el cual, aunque todavía incipiente, se nos presenta como una realidad positiva en nuestra Diócesis.

Una mirada retrospectiva

A los tres años de existencia, el Centro va adquiriendo fisonomía propia, y se nos ofrece como un instrumento de servicio a la Comunidad Diocesana en orden a la formación teológica para todos aquellos cristia­nos que deseen profundizar seriamente en su fe, pero de una manera especial para aquellos que se sientan llamados a vivir su bautismo desde el presbiterado, diaconado permanente o los futuros ministerios que es­peramos sean realidad dentro de unos años.

El curso pasado el Centro se enriqueció con la aportación de nue­vos profesores, y sobre todo con la creación de los Departamentos de Teología, Pastoral y Filosofía cuyos responsables son don Manuel Pineda, don Santiago Paz y don Rafael Guerrero, respectivamente.

En el curso 1976-77 se matricularon 25 nuevos alumnos. En total, los tres cursos supuso una matrícula de 54. Durante el curso académico se dieron de baja 8 alumnos, entre ellos algunos de los que en un princi­pio querían ser presbíteros. Este dato, a mi parecer, refleja la seriedad con que se intenta esclarecer el futuro de los alumnos en función de su servi­cio eclesial.

Entre los matriculados hay 16 alumnos (cuya edad media es de 26 años) que quieren llegar al presbiterado.

Asimismo, un grupo de alumnos de los cursos 3.° y 4.° comenza­rán a partir de octubre a vivir en comunidad, sin abandonar su profesión y sus grupos apostólicos.

Valoración académica

En cuanto a la valoración académica, nuestro Centro tiene la mis­ma que tenía el Seminario Diocesano. De todos es conocida la competen­cia de nuestros profesores. Con todo, iniciaremos conversaciones con la Facultad de Teología de Granada para ver la posibilidad de una conexión más explícita y formal con ella.

Asimismo, a los alumnos más aventajados, se les aconsejará y ayu­dará para que prosigan o amplíen sus estudios en la Facultad de Teología de Granada.

Diaconado Permanente

Quiero recordaros un hecho importante, conocido ya por todos vosotros. En la última Asamblea Plenaria del Episcopado se aprobó la instauración del Diaconado Permanente en España.

Indiscutiblemente este paso tiene su riesgo y su esperanza. Necesi­tamos encontrar la identidad de este servicio en los momentos actuales de nuestra Iglesia. Para ello ya contamos con la experiencia de distintas comunidades eclesiales de Alemania, Bélgica, Francia, Italia, América La­tina y Estados Unidos. Tengo en mi poder unos informes detallados de todo lo que va suponiendo el diaconado permanente en estos países, el servicio que prestan y la formación exigida. Todos coinciden en la impor­tancia que tiene la comunidad cristiana local en el momento del discerni­miento.

Entre los alumnos de nuestro Centro hay cuatro seglares casados que, al terminar sus estudios teológicos, pedirán el diaconado.

El centro es para todos

Sin embargo, deseo quede claro que el Centro Diocesano de Teolo­gía no es sólo para los que creen sentirse llamados a servir a la Iglesia de Málaga desde el presbiterado, diaconado y ministerios. El Centro es para todo cristiano que quiera profundizar en su fe y vivir sus exigencias. El día que Málaga tenga en sus comunidades parroquiales o de base, en sus movimientos apostólicos o de espiritualidad, seglares que sepan y vivan la teología, entonces será posible una Iglesia donde los seglares ocupen el lugar que merecen y necesitamos.

Todo esto, claro está, como un servicio al pueblo cristiano, y, por él, al pueblo andaluz. De ahí que los responsables del Centro Diocesano de Teología, en colaboración con los alumnos, ponen un gran interés en que los estudios teológicos no les separen del pueblo, sino que, insertos en el mismo, les ayuden a servirlo, teniendo en cuenta sus valores humanos y cristianos.

Instituto Español de Teología a Distancia

Por otra parte, el Instituto Español de Teología a Distancia, con sede en Madrid (Plaza de Ramales, 2, 2.° izqda.), se ha puesto en contacto con nuestro Centro Diocesano de Teología, a fin de que los alumnos de las zonas alejadas a la capital puedan iniciar sus estudios teológicos con la ayuda periódica de los profesores de aquí, que actuarán como tutores.

Llamada a la colaboración

Cuando, hace unos meses, recogiendo las sugerencias del Consejo Presbiteral, os comunicaba el nuevo rumbo que la diócesis de Málaga iba a tomar en la pastoral vocacional, pedía vuestra generosa colaboración.

Aprovecho esta oportunidad para reiterar mi petición: oremos, re­flexionemos y dialoguemos para que el Centro Diocesano de Teología sea obra de todos, porque obra de todos es la Iglesia de Jesucristo a la que pertenecemos.

Contra lo que pudiera parecer, el Señor sigue y seguirá llamando a algunos cristianos para una dedicación plena y total a la comunidad cris­tiana a través de los ministerios. Es necesario, sin embargo, que tanto los presbíteros como la misma comunidad estén atentos para discernir quié­nes pueden ser llamados y apoyar su generosidad.

Alentad, queridos sacerdotes, posibles vocaciones al presbiterado, diaconado permanente y ministerios, así como a los seglares que sólo pretenden una formación teológica sólida y actual.

Para concretar, poned en contacto a los futuros alumnos de teolo­gía con los responsables del Centro.

Espero la colaboración de todos.

Reiterándoos mi gratitud, os saludo muy cordialmente,

Málaga, Agosto de 1977. 

Autor: Mons. Ramón Buxarrais