«Pablo VI cumple 80 años»

Publicado: 10/08/2012: 1002

Invitación para unirse a esta celebración (1977)

 Queridos diocesanos:

Mañana, lunes, S.S.el Papa Pablo VI, Obispo de Roma, Sucesor de Pedro y Pastor de toda la Iglesia, cumplirá ochenta años.

La diócesis de Málaga debe unirse al Homenaje que los católicos del mundo entero tributarán al Pastor que el Espíritu Santo ha puesto para servir a la Iglesia según la voluntad de Dios.

Nuestro mejor Homenaje al Papa puede consistir en recordar los rasgos que caracterizan su Pontificado, aprender la lección que nos ofre­cen sus palabras junto al testimonio de su vida y orar por él.

Los catorce años que Pablo VI lleva al frente de la Iglesia Católica podrían definirse como un servicio en el diálogo a favor de todos los cre­yentes y hombres de buena voluntad.

A él correspondió llevar adelante y terminar la gran obra de la Igle­sia del siglo veinte, comenzada por el inolvidable Papa Juan, el Concilio Vaticano II. Este Concilio fue un serio y atinado diálogo de la Iglesia con el mundo bajo el prisma de la fe. Este diálogo lo explicitaba personal­mente el mismo Pablo VI con su primera Encíclica «Ecclesiam suam» configurando así el nuevo rostro que distingue hoy a la Iglesia.

A la doctrina del diálogo, el Papa añade su testimonio personal. Pablo VI ha dialogado con Dios, escuchándole en su Palabra y en los signos de los tiempos; y así ha podido escuchar y dialogar también con los hombres de una manera clara, paciente, confiada y prudente.

 Este diálogo enseñado y vivido evangélicamente es el quicio sobre el que gira todo el servicio pastoral del Papa.

El mejor homenaje que podemos ofrecer al Vicario de Cristo es aprender a dialogar con Dios y con los hombres con la fidelidad y pacien­cia que Pablo VI nos ha enseñado.

Al gesto del diálogo, actitud fundamentalmente cristiana, debemos añadir la acción de gracias a Dios, quien, a través de sus Pastores, y en nuestro caso concreto, a través de Pablo VI, continúa abriendo camino a los hombres.

Debemos agradecer también personalmente al Papa el haber acep­tado el servicio de su Pontificado y llevarlo a cabo con admirable entrega, en tiempos difíciles para la Iglesia y para el mundo.

Finalmente, en esta celebración de la Eucaristía en la que partici­páis, queridos diocesanos, elevad a Dios, por Cristo Jesús, una plegaria especialísima para que el Espíritu Santo ilumine, guíe y fortalezca al su­cesor de Pedro, Pastor de toda la Iglesia, nuestro querido Pablo VI.

Pedid también por mí, a fin de que sepa reforzar decididamente la comunión de la Iglesia de Málaga con la Iglesia de Roma, y, a través de Ella, con las demás comunidades cristianas del mundo.

Os agradece y bendice de todo corazón vuestro obispo,

Málaga, 24 de Septiembre de 1977. 

Autor: Mons. Ramón Buxarrais