Comunicado al cesar en su servicio como Pastor de la Diócesis (1991)

Publicado: 14/08/2012: 3574

Queridos diocesanos:

Hoy, día 11 de Septiembre, la Santa Sede dará a conocer la benevo­lencia de Su Santidad el Papa Juan Pablo II al aceptar la solicitud que, desde hace unos meses, le presenté renunciando al ejercicio del ministe­rio episcopal como Obispo de la diócesis de Málaga.

Ante todo quiero expresar mi más profunda gratitud a Su Santi­dad el Papa por su paternal comprensión, así como al Sr. Nuncio por sus gestiones personales en lo que a mi petición se refiere.

La renuncia presentada es de mi total y exclusiva incumbencia, de acuerdo con el canon 401, párrafo 2º, tomé la decisión después de un largo tiempo de insistente y confiada oración, seguida de una sincera re­flexión, además de haberme aconsejado por algunas personas de mi con­fianza.

Por otra parte, y con el fin de evitar cualquier malentendido, debo comunicaros que el motivo sobre el que he basado la renuncia no es otro que el de mi resentida salud física, así como otras razones personales que hacen incompatible mi capacidad con las urgentes necesidades pastorales de la Diócesis.

Con el beneplácito del Sr. Administrador Apostólico, espero seguir ejerciendo el ministerio sacerdotal en esta diócesis de Málaga, a la que tanto debo y a la que tanto quiero.

Al agradeceros, queridos diocesanos, la colaboración y el afecto re­cibido durante estos dieciocho años que he dedicado a vuestro servicio, os pido también perdón por las deficiencias en el ejercicio del ministerio episcopal y por los sufrimientos que os hubiera podido causar injusta­mente.

Orad por mí, así como yo lo seguiré haciendo por vosotros.

Málaga, 11 de Septiembre de 1991. 

Autor: Mons. Ramón Buxarrais