NoticiaLiturgia

A RAUDALES. Comentario al evangelio de hoy, 21 de octubre

Publicado: 19/10/2020: 51822

RAFAEL PALACIOS LÓPEZ

“Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará”. Esta advertencia evangélica nos puede ayudar a unos de los ejercicios más fructíferos de la vida espiritual, que es hacer memoria de todo lo que Dios nos va dando. Una de las armas más eficaces que tenemos para vencer nuestros miedos, cuando estos se hacen presentes, es recordar en el corazón todo lo que Dios nos ha dado.

En la vida espiritual, si tenemos una actitud de apertura a la acción de Dios, la donación de Dios sobre nosotros es exponencial. Cuando el Señor encuentra una persona que con sencillez lo espera todo de Él, entonces tiende a darse a lo bruto. El Señor está deseando encontrar un corazón en el que reposar y con el que compartir, cuando lo encuentra la donación divina es a raudales.

Y experimentar esto es muy importante para que, cuando llegan las tentaciones de culpa, o de que somos muy malos, o la tentación de abrirnos sólo al Señor en función de lo que consideramos que nos merecemos, no cerremos a Dios nuestros corazones en función de estas tentaciones. Cuando lleguen estos momentos en los que el miedo hace que nos fijemos en nuestros simples méritos, tenemos que recordar siempre que Dios se da exponencialmente. Y por lo tanto una pequeña brecha que dejemos abierta al Señor sirve para que nuestro Padre conquiste todo nuestro corazón.

Para tener esta experiencia clara, es muy importante hacer este ejercicio de memoria de todo lo que nos ha dado el Señor, no para que nos entre el miedo, sino para que nos preparemos a recibir cada vez más. Esta es la actitud que combate esa diabólica tendencia que tiene nuestro corazón a cerrarse al Señor, ya sea por miedo, culpa, perfeccionismo, o cualquier excusa que dispare esta mala costumbre en nuestro interior.

Recordemos y demos gracias al Señor por todo lo que diariamente nos da.

Rafael Palacios López

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga