NoticiaEl santo de la semana

Santa Teresa de Calcuta y de Los Asperones

Madre Teresa de Calcuta
Publicado: 05/09/2020: 3468

«De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús». Así se presenta a sí misma esta santa universal nacida en 1910 y cuya fiesta celebramos el 5 de septiembre.

En la misma Málaga que promocionamos como “Motor económico de Andalucía”, “Ciudad de los Museos” y “Capital de la Costa del Sol” encontramos una pequeña Calcuta.

Bautizada con el nombre de Gonxha Agnes, llevó en su corazón el amor por la humanidad desde que hizo la comunión a la edad de 5 años. Cuando cumplió 18 hizo realidad su deseo de ser misionera, siendo enviada por su congregación (las Hermanas de Loreto) a la India. En 1946 recibió lo que llamaría como su “llamada dentro de la llamada”. Jesús le fue revelando su dolor por el olvido de los pobres y le pidió que fundase una congregación religiosa dedicada al servicio de los más necesitados. Nacieron así las Misioneras de la Caridad tomando como hábito el tradicional sari blanco orlado de azul. Comenzaba cada día entrando en comunión con Jesús en la Eucaristía, para recorrer luego las calles de Calcuta, Rosario en mano, para encontrar y servir a Jesús en “los no deseados, los no amados”.

Su obra impresionó al mundo entero, siendo reconocida con numerosos premios, entre ellos el Nobel de la Paz de 1979. No obstante, a pesar de su constante testimonio de alegría y esperanza, su vida interior estuvo marcada por un profundo sentimiento de abandono de Dios, de oscuridad de la fe, compartiendo la desolación interior de los pobres. El 5 de septiembre de 1997, cuando falleció, las hermanas de Madre Teresa contaban con 4.000 miembros en 610 fundaciones en 123 países del mundo.

Calcuta en Málaga

Naciones Unidas, en el informe que su relator especial sobre “Pobreza Extrema y Derechos Humanos” en España presentó el pasado mes de julio, denunciaba haber recibido información preocupante sobre «una comunidad romaní que vive desde hace 30 años en el barrio de chabolas de Los Asperones (Málaga) en circunstancias calamitosas, sin un alojamiento adecuado y sin acceso a los servicios públicos». En la misma Málaga que promocionamos como “Motor económico de Andalucía”, “Ciudad de los Museos” y “Capital de la Costa del Sol” encontramos una pequeña Calcuta.

Un lugar donde apartamos a los “no deseados, los no amados”, como gustaba de llamar Madre Teresa a las personas que atendía. Allí están las víctimas de la peor pandemia, la de “la exclusión y la indiferencia” en término acuñado por el papa Francisco. La vacuna contra este virus está ya, hoy, en nuestras manos; y santa Teresa de Calcuta, con palabras del Papa, nos enseña cómo administrarla:  Poniéndonos en marcha con los “anticuerpos de la solidaridad”.

Antonio Moreno Ruiz

Antonio Moreno Ruiz. Periodista de la diócesis de Málaga

Antonio1Moreno