NoticiaSantos

El carisma de Don Bosco contagia esperanza

Imagen de Don Bosco en Fuente Olletas, Málaga
Publicado: 22/01/2021: 2424

SAN JUAN BOSCO

El 31 de enero se celebra la fiesta de san Juan Bosco, Don Bosco, patrono de los editores católicos, magos e ilusionistas, del cine, los actores, de las escuelas profesionales y los aprendices, las gentes del circo… y de varios movimientos y asociaciones presentes en la diócesis de Málaga que beben de su carisma. ¿De dónde viene el atractivo de este Santo? El papa Juan XXIII dijo de él: «Don Bosco, el mundo entero te admira, el mundo entero te ama».

“Don Bosco es un modelo de alegría que hizo que los demás se alegraran”, papa Francisco

«Don Bosco es un don para la Iglesia, un hombre creyente profundo y con sentimiento universal de Iglesia; un santo sencillo, atrayente, de afecto de familia, por todo ello se hace muy cercano y convoca a tanta juventud y a tantas familias. San Juan Pablo II, en 1988, lo declaró “Padre y Maestro de la juventud” del mundo y los jóvenes lo sienten con “amigo y colega”», afirma Antonio Gil, superior de la comunidad salesiana de Málaga.

Y, ¿por qué tantos laicos fijan su mirada en él? En palabras de Antonio Gil, «porque vivió con profundidad sencilla e imitable. La paternidad de Don Bosco radica en su entrega a Aquel a quien el Espíritu nos enseña a llamar “Abbá”, Padre (cf. Gál. 4, 6. «Mi vida es estar entre vosotros», diría, en su empeño por mostrar especialmente a los jóvenes ese rostro del “Dios-Papá”. Cuando afirma que, en definitiva, “la educación es cosa del corazón” marca un estilo cercano, exigente y profundo. Por todo ello, de forma muy simplificada, los laicos fijan su mirada en el ejemplo de Don Bosco».

MIES: conquistar el corazón del joven

San Juan Bosco es uno de los mentores de los Misioneros de las Esperanza (MIES). Fue elegido por su fundador, Diego Ernesto, por su celo apostólico con los niños y jóvenes, su amor a la Virgen, su fidelidad a la Madre Iglesia y su vida de austeridad.

«Según Diego Ernesto, en MIES copiamos totalmente el método apostólico de Don Bosco y de sus seguidores: los salesianos; excepto la formación de colegios e institutos. Pero hacemos nuestro el sistema preventivo que instauró el santo italiano. Intentamos conseguir conquistar el corazón del muchacho por medio de las cosas que le gustan y le agradan para ofrecerle, desde la amistad, el mensaje de Jesús y, si acepta, llevarlo a Cristo por medio de los sacramentos. Las etapas de nuestro método apostólico son Amistad, Palabra y Sacramento», afirma Juan Carlos Gutiérrez, responsable de los laicos en MIES. 

«Nuestra manera de hacer apostolado consiste siempre en transmitir esperanza y alegría entre la juventud, tan necesitada hoy día de estos valores. Fomentamos el compromiso de los jóvenes en tareas apostólicos con niños de tal manera que ellos sientan que se puede confiar en ellos», añade. 

Cada año celebran el día de san Juan Bosco en la sección infantil de la asociación: «En Málaga solemos reunirnos más de 300 niños y compartimos un día de alegría con la celebración de la Eucaristía, juegos, bailes, disfraces… Este año, por causas por todos sabidas, ha quedado suspendido este encuentro. No obstante, en los centros infantiles MIES se están realizando actividades para recordar y conocer mejor a san Juan Bosco». 

MAC: callejeros de la fe

Otro movimiento diocesano, el Movimiento de Acción Cristiana (MAC) tiene como patrón a Don Bosco: «Llevamos a cabo una evangelización directa de niños y jóvenes en el barrio, en sus ambientes, las calles y las plazas, de forma cotidiana, y compartiendo sus vidas. Tratamos de hacerlo con familiaridad, como hacía D. Bosco nuestro patrón, congeniando con ellos, poniéndonos a su nivel, practicando la “palabra al oído”, procurando no sólo amar a los niños y jóvenes, sino además asegurándonos que se den cuenta de ello. Al igual que D. Bosco, queremos que la alegría y el humor no se separe nunca de nuestros centros, los cuales están en el corazón del barrio y procuramos que la cercanía sea siempre una de nuestras señas de identidad», afirma Julio Diéguez, responsable del MAC.

«D. Bosco dejaba todo lo demás para estar en el patio con sus muchachos, vivía entre los jóvenes. En el MAC animamos a tener una dedicación preferente a los muchachos, que realmente ponga en práctica el sistema preventivo de D. Bosco», añade Julio.

Y todo ello para ofrecer a los jóvenes un encuentro con Dios en sus vidas: «D. Bosco tuvo claro que se trataba de ir hacia ellos, a su ambiente, aprovechando cualquier ocasión. Esto no ha cambiado. El MAC quiere ser Iglesia (parroquia) en la calle, “callejeros de la fe”, porque busca a los niños y jóvenes allí donde se encuentran. Nuestra evangelización es integral, nos preocupa que los jóvenes sean “buenos cristianos y honrados ciudadanos”. Esta labor de acción cristiana no es posible llevarla a cabo sin orar de una forma sencilla, popular, alegre y festiva, como la de D. Bosco,  y sin poner todos nuestros planes bajo la protección de nuestra patrona María Auxiliadora», concluye Julio. 

Precisamente este domingo, 31 de enero, coincidiendo con el día de Don Bosco, se llevará a cabo una mesa redonda online, a las 17.00 horas, con motivo del 50 aniversario del MAC. Participarán Alfonso Crespo (párroco de San Pedro y doctor en Teología Espiritual), Francisco González (delegado para el Clero), Mª Jesús Arija (Brotes del Olivo), Rosaura Rodrigo (Hermanita de Jesús), Emilio López (párroco de Arroyo de la Miel y doctor en Teología Bíblica) y Julio Diéguez (responsable del MAC). Moderará el acto la comunicadora Ana Medina y para seguir el acto pueden pinchar aquí, a partir de las 16.30 horas del domingo.

Familia Salesiana, una gran familia

Son varios los movimientos y asociaciones presentes en Málaga que pertenecen a la Familia Salesiana. 

Es el caso de la Fundación Don Bosco, constituida el 26 de octubre de 1998, signo visible del compromiso de la Familia Salesiana en favor de la juventud en dificultad y en situación de riesgo.

La Asociación de Devotos de María Auxiliadora (ADMA), que ofrece un itinerario de santificación y de apostolado seglar según el carisma salesiano. Don Bosco la fundó el 16 de abril de 1869 en Turín y Málaga se unió en 1899.

El Movimiento “Cristo Vive” está unido al Colegio Salesiano “San Bartolomé” de Málaga y promovido por el Centro juvenil “Francisco Míguez”. Es un movimiento cristiano integrado por más de 300 chicos y chicas de entre 6 y 22 años, acompañados por más de 50 voluntarios cuyo objetivo de “educar desde el corazón”.

La Asociación de Antiguos Alumnos y Alumnas de Don Bosco está presente en 133 países y tiene como objetivo seguir fomentando aquellos valores que Don Bosco quería para los jóvenes y que ellos vivieron. 

La Asociación de Salesianos Cooperadores de Málaga (centro San Bartolomé) está formada por 42 hermanos asociados (con promesa y en formación) llamados a vivir con corazón con corazón salesiano la misión de la Iglesia. Cada uno vive el compromiso apostólico de forma adecuada a sus propias responsabilidades familiares y profesionales. 

Patrono de múltiples oficios

Un carisma atractivo el que propone Don Bosco con su vida, que lo ha llevado a tener un gran elenco de patronazgos: patrono de los editores católicos desde el 24 de mayo de 1946, de los magos e ilusionistas de España desde 1953, del cine, de actores, de los actores de doblaje, de las Escuelas Profesionales y los aprendices desde el 17 de enero de 1958, de los estudiantes de formación profesional, de los Especialistas y de la Logística del Ejército de Tierra, de los editores, de los cineastas, de las gentes del circo… y otros muchos invocan a Don Bosco como patrono protector.

Qué nos dice a los hombres y mujeres del 2021

Don Bosco nos ha dejado un legado de esperanza, «ante la pandemia que nos aqueja también podemos decir que tiene experiencia y la vive profundamente desde la fe», explica Antonio Gil, superior de la comunidad Salesiana de Málaga, y lo muestra con este texto:

En Turín, en 1854 una epidemia de cólera azota la ciudad. Seis de cada 10 personas que la contraían morían. Don Bosco y los jóvenes del Oratorio no se quedan de brazos cruzados… Quiere hacer algo. El 5 de agosto Don Bosco habla con los jóvenes mayores. Les dice que él iba a ir a ayudar como voluntario, respondiendo a la urgente petición de las autoridades. Inmediatamente, catorce jóvenes se ofrecen para ir también. Al día siguiente se ofrecen otros treinta. En combinación con las autoridades, Don Bosco organiza tres grupos: uno para apoyar el trabajo en los hospitales, otro para visitar pacientes solos y auto-aislados y otro para buscar por las calles a personas enfermas o cuerpos abandonados… 

Y les dijo: “No perdamos la ESPERANZA. Confiad en la cercanía de Dios y de María que caminan a nuestro lado y alientan para el bien, no os resignéis, vivid la situación como una posibilidad de crecer”. Y acababa recomendándoles: "Para obtener una gracia especial, la jaculatoria más eficaz es ésta: “María Auxiliadora, ruega por nosotros”. Él vivió e inculcó en su vida una profunda devoción a la Madre de Dios… Y esto también atrae.

Ante esta pandemia, mucha gente sufre, necesita, -necesitamos-, ayuda, consuelo y él les decía y nos dice: "Nunca dejemos escapar la ocasión que se nos presenta para hacer el bien”.

Son algunas actitudes que podemos aprender de Don Bosco y sus jóvenes, para afrontar este tiempo que nos toca vivir y los que vengan, y robustecer nuestra esperanza...

"Para hacer el bien se necesita valor, estar dispuesto a sufrir cualquier mortificación, no hacer sufrir nunca a nadie, ser siempre amable", nos dice también el Santo Soñador. Y, en definitiva, -padres y educadores-, desde su fe profunda añadía: “Nunca te canses de hacer el bien. Un trocito de cielo lo arregla todo”.

Y, como nota final y muy característica de la herencia del Santo, hacerlo todo, por encima de circunstancias y ‘pandemia’ como hace poco el papa Francisco señalaba “Don Bosco es un modelo de alegría que hizo que los demás se alegraran”. Luchemos por ese gran don que es la vida.

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes