NoticiaEconomí­a

Fundaciones: el legado de la Caridad

Imágenes de proyectos de ayuda a la formación de seminaristas de la Fundación José Luis Fernández Cantos creada por sus familiares (arriba a la derecha)
Publicado: 12/06/2018: 1788

Son muchas las personas que tanto en vida como en sus últimas voluntades manifiestan el deseo de que su patrimonio pueda contribuir de forma permanente al bienestar de la sociedad, sobre todo de los más desfavorecidos, mediante la constitución de una Fundación. Y son muchos los que acuden en busca de la Iglesia Católica para que forme parte de dicha fundación y así vele para que la administración de dicho patrimonio se oriente a los fines caritativos para la que fue constituida.

«La gente siente que la Iglesia es de confianza»

La Diócesis de Málaga está presente en 17 fundaciones, canónicas y civiles, cuyos fines son la educación, promoción y desarrollo de los más necesitados, la asistencia religiosa y la formación de los futuros sacerdotes, tanto en el Seminario Diocesano de Málaga, como en seminarios de América, Asia y África.

Javier Arcas, asesor jurídico de la Diócesis de Málaga, explica que «una fundación es un patrimonio al servicio de un fin concreto y hay varias formas de constituirla. Lo más común es que las fundaciones se constituyan en operaciones “mortis causa”, es decir por el testamento. Una persona decide en su testamento que parte de sus bienes se dediquen a constituir una fundación con un fin concreto».

«También se constituyen fundaciones entre vivos, –señala Javier Arcas–. La puede poner en marcha cualquier persona que tenga unos bienes o la forma de conseguirlos y constituya una fundación, ante notario, con un fin concreto. Siempre hay que realizar una escritura pública para ello e inscribirla en el
Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia (las fundaciones canónicas) o en el registro que corresponda, según el fin de la fundación, las civiles».

Canónicas y civiles

La Diócesis de Málaga está presente en 17 de estas fundaciones: siete canónicas y diez civiles. La diferencia entre ellas se encuentra en que las canónicas se constituyeron mediante decreto del Obispo y
las civiles, ante un notario. En la escritura de constitución de dichas fundaciones se establece quién
formará parte del patronato, es decir, quién tomará las decisiones y decidirá cómo se administrarán
esos bienes. La Iglesia de Málaga está presente en todas ellas, por deseo expreso de sus fundadores.
En opinión de Javier Arcas, la gente confía su patrimonio a la Iglesia, quizás «por la propia trayectoria de la Iglesia, por su labor social y educativa, por la seriedad y transparencia con la que gestiona los patrimonios que se le encomiendan. Quizás la gente sienta que la Iglesia es una institución estable, honrada y seria que merezca su confianza».

12 años cumpliendo los deseos de su padre

Una de estas fundaciones es la “Fundación José Luis Fernández Cantos” que cumple 12 años. La familia Fernández Nebreda, cumpliendo con los deseos de su padre, José Luis Fernández Cantos, creó en 2006 la Fundación a su nombre, con objeto de ayudar a la formación de seminaristas y sacerdotes en el Tercer Mundo.

Gracias a las aportaciones periódicas y puntuales de muchos malagueños, en estos años de vida han dado respuesta a 79 proyectos en 26 países, a los que han destinado 549.000 euros en ayudas.

El año pasado ayudaron a siete proyectos de seminaristas de la Diócesis de Man en Costa de Marfil, en el corazón de la selva africana, que actualmente se encuentra en guerra; diez seminaristas que cursan estudios en la Facultad de Teología en Perú; un sacerdote eslovaco que estudia en la Facultad de Teología en Madrid; un sacerdote colombiano en el Pontificio Collegio Spagnolo en Roma (Italia); cuatro seminaristas del Filosofado Yaoundé de Camerún en África; dos seminaristas para terminar sus estudios en Malawi (Africa) y otros dos seminaristas de Camerún, a través de un proyecto gestionado por las Misioneras Cruzadas de la Iglesia de Málaga.

«Es una satisfacción poder seguir ayudando a los sacerdotes en formación del Tercer Mundo», afirma Álvaro Fernández Nebreda, secretario de la fundación, «nuestro padre era un hombre de profundas creencias religiosas y tenía unos valores de honradez, tenacidad, sacrificio y ayuda a los demás que siempre nos transmitió a sus hijos. Su lema era “cuanto más das, más tienes” y ese es el espíritu de nuestra Fundación».

Fundaciones canónicas

Fundación José Nadal (Estepona). Formación de intelectuales católicos y obras de carácter religioso,
benéfico y docente.

Fundación Manuel Miranda Gutiérrez (Archidona). Fines docentes-caritativos, asistencia religiosa y
práctica de la caridad, educación y formación religiosa de la juventud, atender necesidades de seminaristas y del Seminario Diocesano.

Fundación Lux Mundi (Fuengirola-Torre del mar). Fines ecuménicos y fomentar, apoyar e incrementar el
espíritu ecuménico en la Iglesia.

Fundación Juan Castelló Requena (Málaga). Fines docentes-asistenciales, contribuir a la formación cultural y espiritual y sustentación de los alumnos del Seminario Diocesano de Málaga.

Fundación José Luis Fernández Cantos (Málaga). Sus fines son la evangelización, fomentar y promocionar las vocaciones misioneras, apoyar proyectos formativos para estas vocaciones, impulsar proyectos educativos en Iberoamérica, Asia y África y colaborar con proyectos diocesanos (Misión Caicara).

Fundación María Inmaculada (Antequera). Fines docentes: Formación superior y educación cristiana de la persona. Promoción y divulgación de valores cristianos. Dirección y asunción de la titularidad de centros docentes de enseñanza superior.

Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria. Fines docentes: Formación y educación
cristiana de la juventud, promoción y divulgación de los valores cristianos en las comunidades educativas y crear, dirigir y asumir la titularidad de centros docentes.

Fundaciones civiles

Fundación Centro Español de Solidaridad de Málaga- Cesma. Fines asistenciales, de atención integral de jóvenes incapacitados, marginados o en estado de necesidad y, particularmente, a jóvenes con problemas de drogodependencias.

Fundación Mercedes Mata-Francisco Maese. Fines sociales, de protección y asistencia a ancianos, niños sin familia, discapacitados, enfermos… y ayudas económicas a entidades sin ánimo de lucro con fines coincidentes.

Fundación El Vivar (Antequera). Fines benéficodocentes, para facilitar la formación académica, profesional y religiosa a hijos de familias con escasos recursos de la comarca de Antequera.

Fundación Antonio Torrejón. Dedicada a la beneficencia, a sostener a cinco capellanes, a dotes para casarse o entrar en religión y ayuda a pobres, en Antequera.

Asociación constructora benéfica Santo Cristo de la Vera+Cruz. Fines sociales y de construcción de viviendas de protección oficial sin ánimo de lucro.

Fundación caudal y acueducto de San Telmo. Fines de asistencia social, de mantenimiento y conservación del acueducto de San Telmo, abastecimiento y suministro de agua a predios (terrenos) colindantes.

Agregación de fundaciones benéfico particulares de la provincia de Málaga. Fines sociales, de atención
a la infancia, adolescencia y juventud, atención a las personas mayores, atención a personas con deficiencias y prevención de drogodependencias.

Fundación Docente José del Peso Blanco. Fines docentes, procurar la educación y la formación integral y cristiana de niños y niñas de Nerja.

Fundación Moctezuma de Ronda. Fines benéficodocentes, proporcionar a la juventud de Ronda y su
Serranía enseñanza de cualquier grado, incluida la religiosa y/o el aprendizaje de un oficio o arte.

Fundación Jorge Rando. Fines culturales: estudiar, investigar, conocer y difundir la poética y la pintura
expresionista.

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Málaga. Está cursando estudios teológicos en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

enllamasfortes