BlogsHojas de hierba

Sacerdotes en esencia

Publicado: 20/08/2016: 1092

San Jerónimo afirmó que el apóstol Juan al final de sus días cuando vivía en Éfeso pedía que lo llevaran a la asamblea de los cristianos. Cuando se encontraba entre ellos, anciano y debilitado sentado en una silla, siempre les decía lo mismo: «Hijitos, amaos unos a otros».

Tal era la insistencia que sus discípulos le preguntaron «¿Por qué siempre dices esto?» Y les respondió: «Porque este es el precepto del Señor y su solo cumplimento es más que suficiente». ¡Ay el amor tan maltratado hasta en el sencillo uso de la palabra! ¡Y cuán necesario tatuarlo en el corazón humano y en la vida cotidiana!

El que fuese sacerdote decano del clero malagueño, que falleció el domingo a la edad de cien años, Francisco Acevedo, decía insistentemente: «Dios te quiere mucho. Y lo demás son mandangas». Algo que prácticamente se daba calcado en el sacerdote de Málaga y fundador de los Misioneros de la Esperanza, Diego Ernesto Wilson, que afirmaba a tiempo y destiempo: «Cristo te ama. Dios te quiere mucho».

Realmente es el amor lo que debe señalar a los discípulos de Cristo. A los cristianos. No el oro o la plata. No el poder o el aburguesamiento. Y esto la gente, cuando se da en un cura, lo detecta y detesta. ¿Pero cómo se comporta un sacerdote que ama? Basta acercarse a la biografía de centenares de sacerdotes malagueños para descubrirlo. Muchos de ellos anónimos que han hecho un bien inmenso y desconocido en la vida de miles de personas. Muchos presbíteros han entregado su vida y lo han hecho de forma cercana a los pobres escuchando y alentando. Anunciando respetuosa y lealmente el Evangelio.

Los curas de los que por cierto hay de todo ya que es la viña del Señor, se saben llamados a desarrollar una vocación especial fuente de su contradicción y alegría. Contradicción porque no siempre están a la altura de la vocación y de lo que necesita la ciudadanía. Alegría porque descansa saber que se responde a una llamada específica. Es lo que han experimentado tantos curas malagueños como han vivido entre nosotros y que cual sangría dolorosa y continuada nos van dejando: Alfonso Fernández-Casamayor,  Luis Ramírez, Felix Urdiales, Diego Gil, Antonio Alarcón, Pepe Carretero, Fernando Jiménez, Pedro Sánchez... Parafraseando lo que dijo San Jerónimo a San Paulino de Nola trataron de aprender en la tierra las verdades cuya consistencia permanecen también en el cielo.


Rafael J. Pérez Pallarés

Rafael J. Pérez Pallarés es sacerdote diocesano y Delegado Diocesano de Medios de Comunicación. Todas las mañanas presenta y dirige el programa de Canal Sur Radio y Radio Andalucía Información “Palabras para la vida”, un programa fruto de los acuerdos entre RTVA y los obispos andaluces.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.