DiócesisHomilías Mons. Dorado

Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil

Publicado: 12/10/2004: 4298

HOMILÍA CON MOTIVO DE LA FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

12 de octubre de 2004
Cuartel de la Guardia Civil, Málaga.

1. Saludos:

Excmo. Sr., Excmos e Ilustrísimos Srs. Jefes, oficiales y miembros de la Guardia
Civil, familiares y amigos. Representantes del Ejército y de  los distintos Cuerpos de la
Seguridad del Estado

Un año más nos reunimos ante la imagen protectora de la Virgen del Pilar. Hoy es
día de fiesta. A Ella acudimos para agradecer y para pedir. Y también para confesar
nuestra fe cristiana que permanece y crece a través de tan distintas experiencias
personales y sociales.

En este ambiente cristiano, alrededor del altar donde celebramos la Eucaristía y
ante la presencia del Crucificado, que dio su vida por nosotros, la comunidad católica de
Málaga a través mía, como Obispo, os hace llegar el más profundo sentimiento de
gratitud.

Estamos unidos por la fe en Jesucristo, por el amor a la Virgen, que recibimos de
pequeños en nuestros pueblos y ciudades, en la mayoría de las ocasiones a través de las
propias familias, casi siempre por nuestra madre, que nos contemplan desde el cielo.

Querida Guardia Civil, gracias por vuestro servicio, por vuestra actitud de
permanente vigilancia para defender nuestra libertad y nuestros derechos ciudadanos,
entre los cuales se encuentra el de la religión, de vivir enraizados en el amor y
seguimiento de Jesucristo, de su Evangelio.

Veros en las carreteras como agentes de tráfico,  contemplar vuestros cuarteles
diseminados por los pueblos y el conocer tantas otras de formas de protección y de ayuda
que nos ofrecéis, es motivo para que en el día de la Patrona os reiteremos nuestra gratitud.

Somos conscientes del riesgo de muchas de vuestras actuaciones, especialmente
ante las nuevas formas de criminalidad, el trabajo cotidiano, muchas veces oculto,
constante que es indispensable para nosotros, el sufrimiento de los miembros de la
Guardia Civil desde los mandos a todos los demás ante los casos dramáticos que surgen
en nuestra sociedad y a los cuales os acercáis  para desentrañar la solución que nos
devuelva la calma y la tranquilidad.

Gracias a vosotros y a vuestras familias, especialmente madres, esposas e hijos que
de alguna manera participáis de esa vida y que tenéis muchos días dosis de sufrimiento
y de preocupación.


2. ‟Bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen‶

Ha sido la mejor alabanza a la Virgen que se la dirige su Hijo, Jesucristo.

Y es enseñanza para nosotros. ‟Dichosos los que escuchan la Palabra y la viven‶.

En esta sociedad multicultural, multireligiosa, las convicciones de cada uno deben
ser fortalecidas. Vosotros, cristianos, renovad el propósito de tener como guía de vuestra
vida la Palabra de Dios.


La Palabra que descubre el rostro paterno de Dios que nos mira y nos alienta. Que
nos alienta a ser mejores servidores de cada prójimo que nos encontremos en el camino.
De saber que la vida y la muerte tiene sentido de plenitud en el más allá. La Palabra de
Dios que nos descubre un modelo de vida, Jesucristo al que debemos conocer, amar e
imitar, tal como el Papa nos lo recordaba a propósito del comienzo de siglo.

La Palabra de Dios,  ayudada por las distintas devociones religiosas y el
conocimiento de la doctrina y de la forma de vida  cristiana que recibisteis en vuestras
familias, en vuestros pueblos, parroquias. Muchos de vosotros en el Colegio de Huérfanos
de la Guardia Civil o durante los cursos en las Academias.

La Palabra de Dios que, especialmente,  robustece la fe, que debe ser vivida en una
sociedad secularista.

Lo que el Señor dijo de su Madre, os lo digo a vosotros. Felices si sois hombres
y mujeres cristianos que ilumináis vuestra fe cada día con la Palabra de Dios que siempre
permanece.


3. Mi petición a Dios por intercesión de Nuestra Señora del Pilar.

En esta día de la Patrona de la Guardia Civil, pido a Dios por vosotros. Que el
Señor os defienda ante el riesgo de vuestras diferentes  misiones. Algunas aparecen  en
los medios de comunicación social, pero la inmensa mayoría, quizás las más peligrosas,
sólo las conocéis vosotros mismos. Y que seáis siempre defensores nuestros, por la
defensa de la ley que nos ampara, por igual a todos.


Pido por vuestras familias. Que estéis siempre unidos, que viváis la fidelidad en
el amor. Y que en ellas encontréis el descanso de vuestro trabajo, de vuestras
preocupaciones.

Pido por el Cuerpo de la Guardia Civil, valorado por la sociedad, requerido para
que se haga presente donde no lo está. Que viváis la letra de vuestro viejo himno. Los
cambios de la sociedad nos llevan a modificar la organización y muchos aspectos de
nuestra vida. Eso sucede en todos los estamentos sociales e, incluso, eclesiales, pero el
espíritu, la mística, debe permanecer. Os animo a ello en este día del Pilar

Pido a Dios  por los guardias civiles difuntos que han sabido vivir con dignidad sus
años de retirados, de jubilados. Rezo con especial emoción por los Guardias Civiles
asesinados, especialmente aquellos que han sido víctimas del terrorismo. Que Dios les
conceda su Paz, la que quisieron defender en la tierra y que habrán encontrado en el cielo.

Virgen del Pilar, ruega por la Guardia Civil, ruega por nosotros.
 

Autor: Mons. Antonio Dorado Soto

Más artículos de: Homilías Mons. Dorado
Compartir artículo