DiócesisHomilías Mons. Dorado

Santísimo Cristo de La Laguna (I)

Publicado: 14/09/1993: 499

Santísimo Cristo de La Laguna I

(La Laguna, 14 de septiembre de 1993)


1.- Celebramos hoy la Fiesta del Santísimo Cristo de la Laguna para la que nos hemos preparado durante un quinario de oración y reflexión.

Se trata de un acontecimiento religioso singular, que no puede ni debe quedar reducido a la repetición, siempre bella y emotiva, de una costumbre que forma ya parte, desde hace cinco siglos, de la historia de esta noble ciudad.

Como acontecimiento religioso tiene su origen y su explicación en la fe cristiana de nuestros antecesores. Vosotros la habéis recibido como una herencia y como una gracia que debéis acoger con una fe personal y transmitirla a las próximas generaciones sin adulteraciones ni impurezas.

La fiesta del Santísimo Cristo de La Laguna es el paso del Señor por nuestras calles y por nuestras vidas, que nos invita a nuestra santificación personal y a la renovación espiritual de la Iglesia entera de Tenerife. Si esta celebración no nos hace mejores, más cristianos y más evangélicos, si no nos acerca más a nuestro Padre Dios y a nuestros hermanos los hombres, me temo que se quede en una celebración vacía y sin sentido.

Santísimo Cristo de La Laguna:

Te damos gracias porque nos diste la alegría de vivir juntos estas noches de oración, de escucha de la Palabra, de contemplación, en espera de la celebración de tu Fiesta.

Gracias, oh Señor, porque ha sido muy bueno y muy hermoso estar aquí juntos; gracias por todos los que han participado en este quinario, organizado por tu Esclavitud; gracias por todos los que se han unido a nosotros por medio de la Radio; gracias por todos los enfermos a los que has animado por medio del sentido de esta fraternidad.

Gracias por el alimento que nos has brindado con tu Palabra y con el banquete de la Eucaristía; gracias por todos los buenos deseos y por todas las energías que has suscitado, por todos los corazones que has fortalecido, por todos los propósitos que has promovido dentro de nosotros.

Sobre nosotros, sobre nuestra ciudad de la Laguna, sobre las diócesis de Tenerife y de Málaga, sobre todas las familias, sobre la Iglesia universal, sobre el mundo entero, invocamos tu protección y la de tu Madre, la Santísima Virgen de los Remedios.


+ Antonio Dorado Soto,
Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga