DiócesisHomilías Mons. Dorado

Festividad del Beato Manuel González García

Publicado: 04/01/2006: 569

S.I. Catedral


Un año más nos reunimos en este Templo Capitular para celebrar la Santa Misa en el día
en el que la Iglesia hace Memoria del Beato Manuel González, que fue obispo de esta diócesis.

Porque deseamos dar gracias a Dios por la vida y el servicio ministerial de quien presidió
la Iglesia de Málaga durante veinte años que terminaron con el traslado a la Diócesis de Palencia,
en circunstancias dolorosas que fueron ocasión para que todos comprobaran su amor y fidelidad
a la Iglesia, su especial amor a la diócesis de Málaga y su capacidad de sacrificio.

Este año deseo compartir con vosotros tres lecciones del santo obispo que nos animan a
vivir como creyente en Jesús y como miembros de la Iglesia.


1. Decir siempre una palabra de ánimo, de comprensión, de cercanía.

Fue uno de sus grandes servicios su capacidad para acercarse a las personas, su peculiar
sensibilidad, especialmente a aquellas que sufrían por cualquier motivo.  Y lo hacía tan de verdad
que el beato obispo acogía en sí mismo el sufrimiento de los demás. Fue una de sus grandes
lecciones. Como ejemplo, os recuerdo lo que decía a propósito de los sacerdotes y de su manera
de entender la relación con ellos.

‟Vengo a mis hermanos los sacerdotes y especialmente a los curas y de éstos a los más
aburridos y desalentados. Vengo a echar un rato de conversación con aquellos curas que
por lo infructuoso de sus trabajos, por la pertinaz dureza e inconstancia de sus
feligreses, están muy próximos a encogerse hombros y a levantar el dedo del arado,
diciendo con una expresión de triste convencimiento, ¿a que trabajar tanto si se consigue
tan poco?‶ (OC: II,6)

Es muy fácil caer en el derrotismo, en la desilusión y olvidamos que el Señor ha
resucitado y que su victoria es nuestra victoria. Y ojalá siempre encontráramos a quien está
dispuestos a ofrecer una palabra evangélica que siempre está llena de esperanza.

El beato Manuel González nos enseña con su vida y con sus palabras a saber estar cerca
de las personas, muy especialmente de los que trabajan en la viña del Señor y están expuestos a
la soledad, al desánimo cuando no hay resultados aparentes en el ejercicio del apostolado, cuando
se trabaja con toda la generosidad y se encuentran incomprensiones.

En cierta ocasión nos transmite su convencimiento.
‟No será buena obra de misericordia acercarse a aquel pobre cura que se muere de
pena en la soledad de su iglesia y decirle que, aunque esté solo y el crea que no sirve
para nada, no está todo perdido, no hay motivo para el desaliento, y, sobre todo, aun
queda mucho por hacer‶ (ib.1614)

Es la lección que todos debemos aprender y que debe constituir quehacer en nuestra vida,
como parte integrante de nuestra acción evangelizadora. Cuántas veces el Señor dijo: ‟Ánimo,
hijo‶. Es lo que vivió el Beato Manuel González y  lo debemos vivir nosotros.


2. También D. Manuel nos enseña en este mundo nuestro tan egoísta a mantener
viva la sensibilidad ante los problemas de los demás, especialmente de los más
pobres.

La Fundación ‟Santa María de la Victoria‶ ha publicado un cuaderno titulado ‟Apuntes
para una historia de la Fundación Diocesana Docente‶. El primer capítulo recoge todo lo que D.
Manuel hizo en favor de las escuelas. Impresiona que con tan pocos medios animara a los
sacerdotes a organizar escuelas unitarias en las barriadas y en los pueblos pequeños. Fue anticipo
de la obra de los Patronatos Diocesanos y Mixto que se desarrollaron en los años de pontificado
del siervo de Dios, el Cardenal Herrera Oria.

Lo que deseo en este día es que todos estemos dispuestos a ser más creativos, más
generosos, más audaces para saber responder a las necesidades  que encontremos.

El denunció en el Ayuntamiento de Málaga la pobreza que había descubierto en los
corralones de los barrios y en las inhumanas casas rurales. Sus palabras se hicieron famosas y fue
motivo de más de una enemistad cuando denunció en el propio Ayuntamiento y ante las
autoridades la situación de muchos malagueños:  ‟Málaga, apesta‶

Cómo no recordar su convocatoria a los sacerdotes para que organizaran comedores a
favor de los hijos de los huelguistas. Porque independiente de las razones que pudieran justificar
o no  el derecho a aquella  huelga concreta,  la realidad era que los niños y adolescentes pasaban
hambre.

No es suficiente manifestar ideas avanzadas, es necesario hacer lo que se pueda, con los
medios que tengamos,  para solucionar las carencias de nuestros hermanos más pobres. Es el
ejemplo del Beato Manuel González que anima todo lo que a favor de la caridad se organiza y
vive en la diócesis y que es mucho.

Lo que hizo en Málaga fue continuación de lo mucho que trabajó en Huelva y que causó
la admiración de tantos.

Esta dedicación a los pobres deseo esté muy presente en nuestra prioridades diocesanas.
Queremos que el recuerdo –la memoria- de D. Manuel nos ayude a todos a ser más fieles, más
evangélicos, más entregados a la tarea evangelizadora de la iglesia que incluye, con palabras de
Juan Pablo II, ‟apostar por la caridad‶ (NMI).

3. Por último, el Beato Manuel González es conocido como un gran catequista.

Sus libros, tan conocidos y publicados en numerosas ediciones y, sobre todo, sus
experiencias personales como catequista, nos enseñan a valorar este quehacer indispensable de
la Iglesia y tan necesario hoy que nos desenvolvemos en un ambiente tan descristianizado.

Es necesario que la vida de la catequesis en la diócesis, que tan bien se ha desarrollado,
convoque a cristianos a realizar esta misión tan esencial. Es acción necesaria de toda la
comunidad cristiana que oremos por el servicio de la catequesis, que quienes se sientan con
capacidad para ejercer de catequistas se preparan y dediquen algún día de la semana a esta tarea
y que todas las asociaciones, grupos, movimientos, por supuesto las parroquias, incluyan en sus
planes formativos un espacio dedicado a la catequesis y cuyo contenido corresponda al nuevo
Catecismo de la Iglesia Católica

El Obispo autor del libro ‟Partiendo el pan a los pequeñuelos‶ desde el cielo bendecirá
todo el esfuerzo, el dinero, el tiempo, la preparación que hagamos en bien de la catequesis y su
realización concreta. Que buen regalo para D. Manuel que la diócesis se dedique con especial
empeño a catequizar tanto a niños, como a jóvenes y a adultos.


4. Con el salmista hemos rezado ‟Los confines de la tierra han contemplado la
victoria de nuestro Dios‶.

Contemplación que se centra en Jesucristo y que se manifiesta en sus santos. De manera
muy especial durante el día de hoy en la vida y en la obra del querido beato D. Manuel González.

El fue un hombre apasionado por Jesucristo, especialmente en su presencia eucarística.
Enseñados por su doctrina, animados por su ejemplo y acogiendo sus consejos, decimos esta
tarde, ‟hemos encontrado al Mesías, al Señor‶ Y lo hemos encontrado en la Iglesia, a través de
mediaciones. Muchos de los presentes por la enseñanza y las obras fundadas por el beato Manuel
González y que deseamos que cada día tengan más vitalidad en nuestra diócesis. Es un gran
motivo para dar gracias a Dios.


+ Antonio Dorado Soto,
Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga