DiócesisHomilías Mons. Dorado

En la sede de la Institución Teresiana de Málaga

Publicado: 11/01/2006: 774

1.Saludo y memoria

Querida Directora de la Institución Teresiana, miembros de la asociación primaria, ACIT y demás cristianos que aquí presentes.  Celebramos hoy el aniversario de haber aprobado la Iglesia a la Institución como Pía Unión, en el año 1924, según el Código de Derecho Canónico vigente en aquellos años. Damos gracias a Dios.

La diócesis de Málaga, que cuenta con la presencia de la Institución desde el año 1914, después de alguna que otra dificultad,  canta las maravillas de Dios que, a través del trabajo de tantos miembros de la Institución Teresiana , se ha  realizado entre nosotros. La Academia ‟Santa Teresa‶, el trabajo en tantos colegios oficiales y el servicio impagable en el Patronato Diocesano de Enseñanza y  en el Patronato Mixto de Escuelas Rurales.  Aquella Escuela de formación de las maestras rurales, primero en Nerja y después en Alora. La dirección del Instituto Homologado Santa Rosa y la responsabilidad y  quehacer cotidiano  en la Delegación Diocesana de Enseñanza.

Y, por supuesto,  el movimiento de grupos juveniles, de matrimonios y de profesionales aunados hoy en ACIT.

Doy gracias a Dios por la visita de Loreto. Que sirva   para que la presencia de la obra fundada por San Pedro Poveda permanezca en Málaga, para que la Institución sea cada vez más fiel a lo que Dios quiere de ella y para que crezca en número de vocaciones.

Diez años después de la aprobación, en el año 1934, el P. Poveda envía una Nota escrita que, estoy seguro, es  testamento vivo para todos los presentes.

Permitidme os recuerde tres indicaciones de esa Nota, que transmite el pensamiento del fundador, en lo que es permanente.

‟Prototipo, los primeros cristianos. Tan santas como ellos, tan abnegadas, tan desasidas de todo lo terreno, tan celosas por la gloria de Dios, tan proselitistas – en el sentido de entregadas a la misión- , tan de la Iglesia‶.

‟Se debe intensificar cada día más la vida sobrenatural… todas santas, todo lo nuestro santo‶.

‟Lo nuestro es algo hecho para tiempo de persecución… bueno es que exista una Institución apropiada a los tiempos de lucha‶.

2.La vigencia de la ‟NOTA‶ de San Pedro Poveda.

Queridos miembros de la Institución, con todas las adaptaciones necesarias y convenientes, pero con todo el deseo de fidelidad, la Nota de San Pedro Poveda nos conduce a dos convencimientos: la vocación a la santidad, que es imposible vivir sin abnegación, sin desasimiento y sin sentido de Iglesia y la convocatoria para vivir el carisma propio de la Institución especialmente gestado para tiempos de dificultad, como pueden ser los nuestros y no solo en España.

No se puede vivir un carisma tan exigente como es el de la Institución,  sin un especial sentido de olvido de sí, de entrega generosa, en una palabra, de cruz. Nos  ha dicho San Pablo: â€ŸEn cuanto a mí, jamás presumo de algo que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo…‶. Es la doctrina  que motivó al P. Poveda a dar tanta importancia al crucifijo en vuestra vida, como signo de pertenencia y como vivencia. Que bien lo resumió en una de las frases que han permanecido y se han repetido más: ‟SOIS CRUCIFIJOS VIVIENTES‶

La cruz que es la entrega total de la propia persona. Al celebrar la Eucaristía actualizamos esta realidad del calvario:  ‟Este es el Cuerpo que se entrega por vosotros…‶

Es verdad que sois seglares pero dentro de la seglaridad habéis descubierto en un momento determinado de vuestra vida un carisma especial, originado por el Padre Poveda y los primeros miembros de la Institución. Estáis señaladas por la misión concreta que podríamos resumir en el binomio tantas veces repetidos fe-cultura, fe-ciencia.

Pero también marcadas desde la seglaridad por un estilo de vida radicalmente evangélico.

La misión vivida en obras corporativas u oficiales os lleva a ser audaces,  insertas en la realidad cultural del lugar donde trabajáis y donde vivís. Valientes ‟eremitas‶ en medio del día, en medio del mundo. Con alegría repito aquél lema de años pasados, ‟sois la luz, sois la sal…‶ y que ha sido el texto del Evangelio proclamado.

Cuánto bien habéis hecho y cuánto bien queréis hacer. Vuestra generosa entrega, cada día más diseminadas en el ancho mundo de la docencia y de otros servicios culturales, lo valoramos todos y os lo agradecemos. Vuestra disponibilidad a las tareas que en ocasiones los obispos os pedimos, de acuerdo con vuestra vocación, es ejemplar.

Tenemos  la confianza de la entrega, llena de esperanza, de todos los miembros de la Institución   que hacen posible el mantenimiento de las obras corporativas y el quehacer en los puestos oficiales que es garantía de presencia y de servicio evangelizador y de promoción humana que actúa a modo de levadura en la masa.

Junto a ese dinamismo de presencia y de trabajo, la vivencia al interior de vuestras personas y de la asociación debe suponer  un entusiasmo creciente por Jesucristo. Porque, como escribió y comentó el P. Poveda, ‟La perfección de la Obra está en la identificación con Cristo y su firmeza en descansar en Cristo y su vida en participar de la fe de Cristo.‶


Ha sido gracia de Dios, que  agradecemos,  lo que escribió el recordado Juan Pablo II en su Exhortación ‟Al comienzo del muevo milenio: ‟El programa es Jesucristo‶, que es la única razón que explica nuestras respectivas vocaciones y hace posible que seamos fieles a la llamada cristiana y a la vocación específica.

De lo contrario caeremos en la ideologización o en un estéril moralismo que puede ser
más o menos atrayente, más o menos de acuerdo con ideas conservadoras o progresistas. Pero
que no es siembra de evangelio, no es luz, no es sal.

3.Estad seguros que contáis con la oración de la Iglesia particular de Málaga.

Contemplad este aniversario y este encuentro  como invitación del Señor a vivir con audacia y entusiasmo la fe que profesáis.

La ‟parresía‶ evangélica es necesaria en estos tiempos. A imitación de los primeros cristianos que estaban envueltos en un mundo culturalmente ajeno al cristianismo, no nos dediquemos  a lamentar las dificultades, sino a vivir la fe y a ofrecerla a cuantos se acercan.

El 7 de Marzo de 1920 decía el P. Poveda: ‟La obra de apostolado que pretendemos realizar, ha de ser idéntica a la que inauguraron los primeros cristianos‶.  La primera palabra y la primera obra de aquellos cristianos de los tiempos iniciales, no lo olvidemos, fue su propia vida que se hacía interpelación, en la mayoría de las ocasiones incomprendidas, para los que les contemplaban

Audacia y entusiasmo por la causa del Reino de Dios, por la persona de Jesucristo, nuestro Salvador, el Mesías, el Señor.

Como se lee en la reciente publicación, ‟Pedro Poveda, nuevos caminos en la Iglesia‶, â€ŸA Pedro Poveda se le olvida el tiempo hablando del Dios  de sus sueños y trabajando por los sueños de Dios‶ (p.21)

María, la Madre de Jesús y Madre nuestra, es el mejor modelo de discípula. Contamos con su acogida maternal y con su ejemplo de vivencia del Evangelio. Cerca de Jesús, cerca de los apóstoles y de los discípulos. Siempre cerca de nosotros.

Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.

+ Antonio Dorado Soto,
Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga